Signos que ella está haciendo el amor

Mi experiencia con la dependencia emocional

2020.05.12 00:58 DanteNathanael Mi experiencia con la dependencia emocional

Más que nada, escribo esto con la motivación de escribir la experiencia por la que he estado pasando, para ayudarme a mí a saber en qué punto me encuentro, y que si puedo hablar de algo así, y el nivel en que lo haga, para verificar mi progreso, pero también para proveer mi vida como un ejemplo si eso es algo en lo que ustedes tienen interés en o también han experimentado en su vida. Finalmente, no se trata de curar, ni de juzgar, solamente de demostrar que no estamos solos, y que si se puede, aunque muchas veces no sepamos ni por donde.
Creo que he estado así desde mi infancia. Nunca desarrolle por completo un sentido de valor propio, todo siempre dependía de la forma en la que otros me trataban. Como un niño mimado, que cualquier cosa que hiciera era una de las cosas más maravillosas que alguien haya visto, con una imaginación y un intelecto un poco raro, pues las personas se sorprendían y me querían mucho, al punto de sobreprotegerme y nunca alentarme a perseguir lo que realmente quería hacer. Supongo que empezó cuando quería tocaaprender música, y el apoyo fue mínimo porque según no había dinero y también porque "iba a desperdiciar mi vida."
Siendo alguien muy sensible y sentimental, pues todo eso me fue afectando más y más y más, hasta el punto que nada de lo que hacía me hacía sentir bien—de lo que realmente quería hacer—porque no configuraba con las expectativas que las personas tenían de mí. Y al no tener ese amor que tanto necesitaba, empecé a conformarme con hacer las cosas que ellos querían, con tal de recibir amor, pero eventualmente esto también me cansó y me volví muy cínico. Me empecé a mentir sobre mi vida, sobre que nadie me quería porque yo sí perseguía mis sueños, que era autentico, blablabla. Y también empezó a volverme muy cobarde, puesto que no contaba con el soporte de nadie si alguna vez caía o fallaba. . . . Y obviamente, también me empecé a resentir y querer venganza en contra del mundo, porque a uno de sus mejores niños lo había puesto en una vida deplorable para él. Sentía que nadie me comprendía, que nada de lo que hacía estaba bien . . . y por ello, todavía más, me volví más dependiente del amor y cariño que recibía, aunque fuera solo de una persona . . . y en ese momento descubrí lo que eran las relaciones.
Todas mis relaciones se pueden resumir en una singular historia: todo empieza bien, descubren que detrás de la fachada hay un niño amoroso, romántico y lleno de vida, lastimado y que quiere una relación. Con el paso del tiempo, mis miedos y resentimiento empiezan a brotar, ellas tratan de ayudarme, pero eventualmente la fuerza de esas emociones negativas es tanta que también las empieza a afectar, mezclándose con sus propios problemas, para terminar en un gran derrumbe invisible. Y el ciclo se repetía.
Desde la primer relación fallida (ahora son 4) me cansé de esto, pero no sabía por donde empezar. Y por esto empecé a obsesionarme con saber qué estaba pasando, y mis refugios fueron la filosofía, y eventualmente, la psicología. Pero volví a la mala costumbre de creer que los que estaban mal, los que me debían algo era el mundo, pero no era así, pues las personas son las personas y uno mismo es uno mismo. Y entonces, repetí el ciclo una y otra vez.
No fue hasta que terminó catastróficamente mi tercera relación, con Dariana, que decidí que ya era suficiente. Pero no tuve la fuerza suficiente para seguir con mi proceso, y de nuevo me hundí a depender de las personas. Me la pasaba días enteros queriendo que alguien me hablara. Empecé a considerar que mientras más bella fuera la persona, más valor como persona me estaba dando a mí, que mientras más dedicado fuera a alguien más, más valdría como persona. . . . Por su puesto que esto ultimo es verdad, pero si se hace por hacerlo, por gusto, no porque se espera obtener el amor que a uno mismo le hace falta. Y entre otras muchas creencias de gente pendeja que empezaba a creer en mi mente para justificar mi estado, para justificar mi dependencia emocional—la más cagada era esa de que "era un alma en pena, sin hogar, sin donde encajar, que estaba destinado a morir de amor, pues era lo mejor que hacía," JAJAJA.
Eventualmente me volví aún más cínico, no dependiendo de absolutamente nadie y haciendo lo que se me diera la gana, rechazando amor por todos lados y tratando de encontrar una solución a lo que quería hacer.
Y llegó sexto año . . . avanzado. Todas las vacaciones anteriores a entrar en el ciclo 2019-2020 me la pase casi sin hablar con nadie, más que jugando, escribiendo, llorando, recogiendo migajas de donde pudiera, pero realmente sin aprender nada, pero esto ultimo no lo sabía. Pero bueno, según yo ya estaba bien. Hasta me metí a una ETE, porque honestamente creía que podía, y si podía, todavía tenía tiempo de sobra, tiempo para sentirme miserable, lo cual no me gustaba para nada, pues necesitaba huir de mis emociones. . . . Y toda la historia que viene a continuación tendrá sentido al final. No se preocupen.
El punto que entré a sexto y me empecé a juntar con una de las únicas personas que conocía, Itzel. La verdad pensé que al entrar me quedaría solo un buen rato, pero estando en la puerta, me hablo y tomó de la mano, y pues me sentía muy bien, porque nunca había hablado con ella bien, nadamás nos conocíamos de vista, pero como en quinto estuve con Dariana todo el año, pues en ella me encerré, dejando incluso a mi grupo de amigos, los Tonas Brothers, a un lado. Dentro del salón, con mi ego hasta el cielo, un ego frágil y absolutamente dependiente, y empecé a instintivamente buscar chicas que me gustaran, incluso se las dije a Itzel. Jajaja. Y bueno, eran 2, C. y A., muy diferentes en personalidad, pero el mismo arquetipo de cuerpo por el que alguna razón tenía mucha atracción a. Eventualmente me decidí a querer decirle a la que más creía que me gustaba—que en realidad era la que más tenía contacto con—C. Pero no lo hice por un tiempo.
Después, de la nada, empecé a notar risas de una parte del salón, y note que venían del otro lado, por en medio . . . era Isaac y Ashley. En ese momento le dije a Itzel que me gustaría hablarles, porque me parecían lo más sinceros del salón, y también los más divertidos. Unos pocos días después fue que noté que con ellos estaba una chava que no había visto nunca antes, preciosísima . . . pero eso no fue lo que me llamó la atención. Había algo en ella que me llamaba la atención mucho más que en cualquier otro de mis simples caprichos físicos, y no sabía que era. De vez en cuando la buscaba en el salón, pero casi no la veía. Se convirtió en mi sueño, pero nunca creí que le gustaría. La veía demasiado preciosa, demasiado fuerte, demasiado brillante y feliz como para que se fijara en un mequetrefe como yo. Y por una parte, sentía que de alguna manera no estaba encajando ya con Itzel ni Fernanda . . . pero era porque mi necesidad, mi dependencia emocional, estaba empezando a nacer de nuevo. Y por la otra, Itzel me estaba diciendo que si yo me le declaraba a Camila, ella se le declararía a su crush. Como no tenía nada que perder, y pensaba que esta diosa nunca me iba siquiera a hablar, pues acepte.
En ese momento, no se qué fue primero, pero creo que hicimos equipos en Química, y yo siendo un total antisocial, no asistí a la clase en la que fueron hechos los equipos, así que me vi relegado a armar uno fuera de tiempo. En ellos se metió una amiga que ahora quiero mucho, Adally, el manitas y finalmente ella, Karla, mi sueño. . . . Obviamente mi emoción fue grande, pero realmente me relege a no querer demostrar que me interesaba, porque, para empezar, no sabía porqué me interesaba tanto. Claro, era una preciosura físicamente, se vestía bien poca madre y su personalidad irradiaba un aura bien chingona, pero no era solo eso . . . sabía que me gustaba por otra cosa más allá de su cuerpo, de lo que se podía ver. Y por la otra, Itzel y yo ya habíamos hecho esa intención. Y yo sin esperanza con ella, pues simplemente lo deje ir sin mucho. Pero mi corazón se seguía emocionando cuando hablaba con ella en esa clase, y solo era esa clase, y solo era una vez a la semana. Creo que hubo una semana en la que no hubo clase en el laboratorio, y estuve muy pinche triste porque wey, era el único momento que le podía hablar y estar cerca de ella. Aparte de todo, era muy linda conmigo, bromeábamos un poco. Recuerdo muy bien que nos dijimos que nos andaba del baño. Para cualquiera es una pendejada, pero para mí fue lo mejor de mi puta semana. Jajaja. También en mi cumpleaños, Karla me mandó un mensaje y estuve bien bien bien pinche feliz. Era lo único que necesitaba en mi vida.
Ash e Isaac iban en Italiano conmigo, y un día, de la nada, me hablaron. Como sabía que ellos estaban con Karla, y aparte porque me caían instintivamente bien, algo muy raro, pues me junte con ellos, aunque fue un poco incómodo al principio. Y me empecé a juntar con ellos un poco.
Y entonces empieza uno de los más grandes fiascos que he hecho en mi vida.
A Monse y a Itzel les mostré algo que estaba empezando a escribir, una carta. Había hablado un tanto de C. con ellas, también con Xally, porque pues no tenía nada mejor que hacer, la verdad, no era para nada wow. Al principio si fue para ella, pero con el paso de la pluma me dí cuenta de que en realidad no me gustaba. Lo único que me llamaba la atención era su cuerpo. Y pues así al chile que hueva. Pero después empecé a pensar en Karla, y uts, la pluma salio corriendo y tenía una carta lista en menos de 5 minutos. Aquí está una transcripción, con unas explicaciones entre corchetes.
"Fue creciendo poco a poco, criado en la obscuridad de mi inconsciencia, entre callejones y andenes en donde hacía tiempo no me asomaba. Al caminar el reloj, salió más y más a la luz, en las arteriales avenidas de mi percepción te encontrabas tú. Empecé a notar tu existencia. (Al principio ni la había notado, como ya mencioné.) Buscaba el veneno de tus ojos y de tu sonrisa sin realmente saber por qué. Creía que me habías gustado, encantado a mis sentidos. . . . (Química.)
"Buscaba . . . pensaba en acercarme a ti, pero no tenía una razón concreta. (Se supone que solo eramos equipo de química, ni amigos cercanos.) Después, note que tu presencia, para mí, era exactamente eso, tu presencia. La encarnación en la periferia de otro ser, de otra alma que por Poisson o Destino>! (aquí, Poisson se refiere a la probabilidad estadística de que en mi vida, en el recuadro de tiempo y espacio que habite a través de ella, Karla pudiera haber aterrizado . . . aunque, en realidad, debería de ser "Poisson y Destino," porque con Destino me refiero a aquello inconsciente en ambos que nos guió hasta ese punto en nuestra vida, pues las coincidencias no existen)!< había coincidió en espacio-tiempo mutuamente con la mía. No eres una idea, una vasija en la cual vaciar mis propias motivaciones y deseos,>! (al principio no lo era, pero después, se volvió evidente que sí)!< eres una imagen clara y táctil, una persona real que no necesito elevar a divinidad para poder apreciar que eres encantadora. (Tres dice lo contrario.)
"Quizás se note, (yo digo que sí, demasiado) que me pongo nervioso contigo, que no puedo sostener tu mirada y mi voz flaquea continuamente si de referirme a ti se trata—y ni hablar de las sonrisas estúpidas que se me dibujan y los brotes de sangre que dilatan los tejidos de mi cara. Lo cual no es tanto por cómo me siento hacía ti, si no en lo que sentirías si lo supieras. Por lo que considero este escrito un tipo de suicidio, una confesión de algo que para mí tiene los matices de un crimen . . . me entrego a salir de las sombras de mi silencio hacia los aluzamientos de tu consciencia, con el único propósito egoísta de no permanecer callado. (Ay, Dante. . . . Oh, esperen, ahí viene lo mejor:) E incluso lo hago cobárdemente, a través del lenguaje escrito, porque a) en persona me derretiría, b) se me olvidaría qué decir y c) no tengo que huir o esperar a que me escuches incómodamente. (Ja. Esto nadamás lo puse para hacerme sentir menos peor a mí mismo.)
"Pero si, C., me gustas. Y no he podido detenerme de decírselo a todos, (esto si es verdad, a muchos, en algún punto les mencioné algo de C., porque finalmente no estoy diciendo que no me gustaba, aunque fuera solo físicamente,) porque es más fácil hacer eso que decírtelo a ti, aunque no haya nada bueno en suprimir algo que disfruto sentir." (Aquí hablo de nuevo de Karla: era más fácil decirle a otra persona que me gusta que habérselo dicho a ella misma.)
Alguien alguna vez me dijo que cómo había podido escribirle eso a alguien que ni siquiera le hablaba. . . . Bueno, en vez de "C." pongan "Karla" y todo va a tener sentido. Por esta razón fue que le enseñe la carta a mis amigos. Era una confesión secreta, porque Karla era mi amiga, y no quería arruinar nuestra amistad con que me gustara. Me sentía estúpido, porque creía que no le gustaba, y después pensaba que me había gustado simplemente porque me había tratado bien y era dulce conmigo, o solamente por su cuerpo.
Pero luego, como todos saben, el 25 de octubre finalmente rompí el silencio y a todas mis amigas mujeres les dije que me estaba gustando Karla—Xally, Itzel, Monse. Al día siguiente fui con mi papá a Querétaro, y todo el trayecto me la pasé pensando en ella, hasta estaba de buenas, fotografíe todo, y a pesar de estar cansado, me quedé hablando con ella hasta las 2-3 de la mañana. Fue a la 1:21 del 27 de octubre del 2019 que la última vez que me enamoré empezó. . . . Nah, estoy exagerando, pero aquí va el porqué.
Con el paso del tiempo, noté que tenía la grandísima necesidad de solamente estar con Karla, hablar con Karla, lo que fuera. Me hice dependiente otra vez, pero esta vez ya no quería para nada eso. Estaba consciente que dentro de mí tenía que haber un proceso por el cual tendría que pasar, en el que no podría depender de ella, no podía sostenerme en ella, no tenía que sufrir por ella, y hasta cierto punto hasta alejarme de ella, porque me estaba volviendo lo que no quería, y no realmente por su culpa. Pero como siempre, los miedos empezaron a crecer dentro de mí . . . "pero que tal que se va con alguien más," "que tal que me odia por no estar listo" y, el mejor de todos, "no merezco su amor por el estado en el que estoy."
He hablado antes de esto, y de cómo a pesar de todo, merecemos amor, sin importar el estado en el que estemos. . . . Pero algo muy diferente es recibir este amor, especialmente cuando eres emocionalmente dependiente, pues para mí, solo la aprobación y el cariño de Karla me hacían sentir bien. Podía estar rodeado de personas maravillosas, amigos y familia, pero nada de ellos me llenaba tanto y me hacía sentir tan bien como que ella lo hiciera, que ella me lo diera.
Cuando empezó todo el pedo de los paros, nuestra relación tuvo un gran pico de felicidad, todo iba bien . . . hasta que sucedió que no pude mentirme más en cuanto a cómo me sentía, y el 14 de diciembre del 2019 le dije cómo me sentía realmente, con el propósito de dar a entender mi posición con respecto a todo lo que había venido ocultando. No fue para nada bueno. Mi dependencia emocional estaba a trote cuando dejamos de hablar tanto. Literal, los pensamiento de que no era suficiente, de que no estaba siendo lo suficiente amoroso, que simplemente no valía la pena como persona si Karla no estaba conmigo, se dispararon por meses, hasta que regresamos a la prepa. Entre tanto, no quería para nada enfrentarme a mis miedos, pues me estaban destrozando, no podía pasarme ni un minuto tranquilo, siempre tenía que estar haciendo algo, hablando con alguien, quería absolutamente destrozarme, suicidarme, todo era mejor que tener que enfrentarme solo a lo que me esperaba, y que estaba seguro tenía que hacer, para poder estar bien, y no depender de ella, y quizás, así arreglar nuestra relación. Todavía iba a Prepa 2 a la ETE, pero era demasiado cansado. Todos los días, el trayecto, el no tener mensajes largos con ella, el que la sintiera tan distante, me estaban absolutamente destruyendo. Ya no tenía a nadie para avisarle que ya había llegado, que ya esto, que ya aquello, mi humor se fue al carajo, y eventualmente deje de ir por completo. Me había ganado absolutamente todo.
Cuando entramos, trate de arreglar las cosas, pero para nada funcionó. Me super emputé y mandé absolutamente todo a la verga. Ese fía me fui a tomar y creo que me puse super mal. Tenía una amiga que use para no estar solo. Con el tiempo la empecé a querer, porque me parecía una buena persona, pero la única razón por la que le hable fue porque no podía conmigo mismo, necesitaba a alguien que me distrajera del hecho de que me la pasaba revisando todas las redes sociales de Karla, porque simplemente estaba tan desesperado, tan cansado de cómo me sentía, y trataba de alentarla, de que me dijera que me quería, y las veces que lo hizo, me sentía super bien, pero sabía que la forma en la que obtenía que Karla me dijera estas cosas no estaba bien. Entonces empecé a tomar más, de no ir a clases, de simplemente tratar de ignorarla, de superarla, porque yo simplemente, en mi dependencia emocional, creía que ya no me quería.
Obviamente todo esto era una mentira. Y es por eso que hablo tanto de ella en este tipo de post, y el porque digo que ella fue la que cambió mi vida.
Verán, que dependas emocionalmente de alguien no significa que no ames a esa persona, y viceversa, también no significa que realmente la ames. En mi caso, en realidad si la amo, y es por eso que empecé con todo esto. Desde cierto nivel, el amor siempre es un sacrificio, pues es un pacto . . . y ella también me amaba, en algún punto, algo que totalmente arruiné. Ella sabía que ninguno de los dos estaba listo para tener una relación, y dimos de lo mejor de nosotros, hasta que simplemente no pudimos más, y el rencor, la desesperación y la frustración nos llevaron a finalmente "romper lazos no oficialmente." ¿Y esto que tiene que ver? bueno, que simplemente, si no fuera por el haberle hecho tanto daño, el haberla decepcionado, mentido, acusado, etcétera, no tendría el propósito de cambiar, de simplemente dejarme de mamadas y seguir adelante, cueste lo que cueste.
Pero claro y por supuesto que tengo un chingo de miedos. Finalmente, pues la amo, ¿no? y cuando uno ama, uno es muy vulnerable, uno se imagina toda sarta de estupideces y le teme a muchas cosas reales, porque, a final de cuentas, nunca fuimos novios, todo era una promesa muy truculenta. Y ahora mucho menos, ella se puede ir en cualquier momento con otra persona, y no tendría absolutamente nada que reclamar, porque para empezar, fue mi culpa el no haberme preparado con anticipación para cuando llegará, el no haber sido sincero en cuanto a lo que estaba pasando, etcétera. Y es por eso que tenía tanto miedo siquiera de empezar todo el proceso. Pero pues ahora, como tal, no me queda de otra.
Y bueno, a todo esto, ¿qué es la dependencia emocional? Bueno, la verdad es que todos somos emocionalmente dependientes, pues todos queremos sentir algo, sea respeto, amor, temor, lo que sea—amor siendo uno de los principales. Pero los que están emocionalmente sanos reciben esas emociones de si mismos. Puede parecer no intuitivo, pero como la confianza, es una habilidad que puede ser trabajada en, adoptada y aprendida en cualquier punto de nuestras vidas. Y como tal, cada quien tiene una manera de alcanzar eso que se llama amor propio. Pero, ¿qué es el amor propio? Según Google, el amor propio es la "consideración y estima que una persona siente por ella misma y por la cual espera ser considerado y estimado por los demás." Siento que esperar aquí es algo muy sensible, pero hasta ahora es verdad. Y, entonces, ¿cómo es que uno desarrolla amor propio por si mismo?
Seguiré hablando de mi experiencia.
El amor propio es la habilidad para estar solo y funcionar solo. Esto significa saber cómo procesar todo de manera independiente si no se tiene a nadie cerca, el no perseguir placeres básicos, como hablarle a nuestros exes cuando nos sintamos solos, o refugiarnos en la bebida, o en la comida, o en la vida en si. Es encarar todo lo que se siente. hacerse responsable de ello y dejarlo ir. Es aceptar que a pesar de todo, uno es posible de recibir amor, y hasta que alguien lo haga, tenemos que dárnoslo nosotros mismos.
¿Cómo es que estoy construyendo mi amor propio? bueno, ocupándome de mí. La confianza es muy atractiva, esto es porque la confianza es un signo de amor propio en una área. Ahora imaginen amor propio en todas las áreas. Es por esto que muchos homosexuales llaman la atención de mujeres heterosexuales a pesar de que sea, a veces, fácil ver que los chavos son homosexuales, porque el salir adelante como algo que está visto mal socialmente, perseguido solamente por el cómo son y lo que hacen, necesita de mucho valor y aceptación propia. Esto es la clave, aceptarnos como somos. El problema viene cuando la aceptación de lo que somos nos hace encarar eso en lo que somos insuficientes. Pero, de nuevo, no olvidemos que no importa cómo estemos, somos merecedores de amor. Pero entonces significa darnos amor, y darnos amor es, inevitablemente, crecer. Cuando amamos algo nos encargamos de ello. Imaginemos a nuestra mascota, a quien la creemos inocente y merecedora de todo nuestro amor, y la cuidamos mucho más que a nosotros, le compramos comida, le hablamos, le decimos cuánto lo queremos, aunque a veces puede que se cagué por todos lados o se coma algo que no debiera. Y bueno, lo mismo es con nosotros. Amarnos significa saber lo que merecemos, lo que podemos tener, y encargarnos de lo que tenemos que hacer para vivir plenamente, "como merecemos:" es bañarse, hacer ejercicio, comer saludablemente y a horas iguales, dormir bien, no pensar cosas negativas de nosotros, no arrastrarnos por alguien que ya ni nos quiere, bailar, salir a la lluvia cuando llueva, lavarse la cara, peinarse, arreglar nuestra casa, aceptar regalos, dejar de perseguir cosas que solamente nos hacen odiarnos a nosotros mismos (como, por ejemplo, había días en los que me terminaba odiando, porque según yo no tenía nada que hacer y me puse a ver algo, pero terminé mucho más cansado que antes de hacerlo), y todo lo que se nos pueda ocurrir, la definición y lo que tenemos que hacer nuestra. Pero, empero, esto todo debe de ser soportado, basado en la premisa que también, dentro de nosotros, estamos trabajando en la manera en la que pensamos de nosotros mismos, y como tal, en las relaciones que tenemos con conceptos como "amor," "amistad," "valor," etcétera. Por ejemplo, una creencia de que "las relaciones son difíciles," está basado en el hecho de que antes puede que hayamos experimentado algo así, y simplemente lo aceptamos, porque nos veíamos como difíciles de mantener y complacer. Esto fue lo que paso con Karla. Al principio, yo no creía absolutamente nada negativo de ella, sin embargo, sobre todo esto, tenía la creencia de que "nadie me entiende, nadie me quiere y nunca me podrán perdonar . . ." ¿y qué fue lo que pasó? exactamente eso. Y no obstante, no solamente esa creencia se hizo más fuerte, también se empezaron a crear creencias especificas a ella, basadas en el comportamiento que, hasta cierto punto, YO estaba provocando.
Ahora, todo esto no significa que no vamos a hablar con nuestros amigos, conocer personas, salir, bailar, ser felices, así como tampoco que no vayamos a recaer otra vez. Lo único que significa es que vamos a dejar de depender de otras personas, y dejar, en el caso de las relaciones amorosas, no perseguirlas por un rato, darnos un respiro y la oportunidad de conocernos y mejorarnos. Finalmente, esto es lo que me impulsa, la certeza de que no importa cómo ni cuando, siempre y cuando complete lo que estoy haciendo, sin importar que extraño tanto a Karla, algún día podría casarme con ella, o con otra persona. Pero los beneficios de esto no solamente llegan hasta ahí, las relaciones en general, familiares, amigos, compañeros, extraños en la calle, mejoran increíblemente. Nos es posible ya hacer lo que queramos sin el que dirán, y realmente dedicarnos un tiempo para nosotros mismos, porque no es lo mismo estar solos que tener un momento a solas.
El día en el que escribo esto, subí una foto a mis redes, algo que en mi puta vida hago. Jajajaja. Pero tuve muchas dudas al hacerlo, porque para empezar, la foto me la tome así de la nada, casi despertando, y después, me dieron ganas de subirla. Mi primera duda fue de si lo hacía para llamar la atención, la cual pues obviamente no era la razón. Después, empecé a decir "bueno, quizás no sea mi intención llamar la atención, sin embargo lo voy a hacer, ¿realmente podré controlar mis instintos?" Y pues afortunadamente si. Digo, he contestado los mensajes con un sticker de Kirby dando florecitas, como en señal de gracias, pero a partir de ahí no he empezado como sabía que antes hubiera empezado, de "ay, no quieres ver más." Todo pendejo el vato. Y esto me tiene muy feliz, porque es como de "ahhh, no mames, pude en contra de mis mamadas para seguir mi camino limpiamente." Con esto quiero decir que . . . llevo no más de unos días así, poniéndome atención. Ha habido días en los que he llorado, me he enojado, no he podido para nada dormir bien, y sin embargo, todo esto lo acepto. Y por otra parte, ya me siento muy muy diferente de a cómo me sentía antes de empezar. Me llevo mucho mejor con mi familia (los que me conocen saben que no me llevo para nada bien con mi papá ni con su esposa . . . pues adivinen qué. JAJAJA), con mis amigos, con extraños en el internet, tengo más energía para hacer cosas de la escuela, escribir mis historias, hacer ejercicio, simplemente quererme, pues. Ahora imaginen si sigo así y sigo cavando profundo, descubriendo traumas de mi infancia y limpiando todo desde el principio. Ahhh. <3
Mientras escribo esto muchos pensamientos vienen a mi mente, pensamientos negativos y positivos. Ciertamente sigo teniendo miedo, y realmente que extraño muchísimo a Karla, pero por este amor que le tengo, que también poco a poco se está volviendo mío, es que sigo adelante y ningún día me dejo recaer en mis malos hábitos. Sea como sea, saldré mucho mejor de esto, no importa cuánto duela en algún momento. . . . Y espero que si alguno de ustedes también quiere intentarlo, tengan la seguridad de hacerlo. Ustedes son la mejor inversión que pueden hacer.
Por último, es por esto que conté la larguísima historia de cómo empezó todo con Karla y como es que para empezar oculté que me gustaba. Si hubiera tenido la seguridad y la no dependencia emocional, nada de todo lo que pasó hubiera pasado. Pero, finalmente, gracias a que pasó, es que ahora estoy en el camino en el que estoy, y por esto, muy aparte del amor, es que después de mi madre y de mi tía, le estoy agradecido con mi vida a ella, porque gracias a ellas 3 es que por fin desbloquee toda mi vida de la cárcel en la que la había puesto. Y también porque por mucho tiempo me acompaño, a pesar de que la acusaba de todo. Ella me cuido como no tienen idea en el momento más obscuro de mi vida. Y es por esto que finalmente, todo esto, todo lo que nazca de haber salido de mi depresión, de mi dependencia emocional, llevarán de algún modo su nombre, en esperanza de que alguien más crea en si mismo y no le tenga miedo al amor, ni a arriesgarse a cambiar hacia dentro, de volverse si mismo, por algo que quiere, por algo que ama.
PD: Disculpen si todo esta un poco desacomodado, estoy muy cansado porque no dormí bien, pero quería escribirlo de cualquier manera.
Edit: Ah, si. Me falto mencionar que la razón por la que estaba buscando quien me gustara y una relación no era, como alguien me dijo, por pura imágen y cuerpo, si no por recibir amor. También, pronto trataré de hablar más sobre el cómo obtener esa sensación de que también merecemos amor y cuidado, en la 2da lección de 12 Reglas para Vivir: cuida de ti mismo como si fueras alguien de quien estás encargado de.
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.12 02:41 paxacutic BUJO (Historia Corta)

Le pedí a mis seguidores en IG que propusieran premisas para escribir 15 historias cortas en 15 dias. en total fueron 25 premisas, esta es la primera de ellas elegida por un randomizer en la web, cada dia publicaré una y comenzare a escribir otra.
Premisa: Te despiertas con dolor de cabeza, vas a tu trabajo y todos estan sorprendidos de verte, llevas desaparecido 3 años
Tiempo: 4 horas y 4 minutos
Revisiones: 2

-------------------------------------------------------------------------------------------
BUJO
de: David Main
Mientras se disipaba la neblina de mis ojos al amanecer, trataba de descifrar una serie de números escritos en la pantalla de mi teléfono, no lo tenía registrado y el mensaje que había llegado unos 40 minutos antes leía: “sé que dijimos que nunca más, pero necesito que lo hagamos una última vez”. Limpie mi rostro y me encontré con la ausencia de Verónica a mi lado, hasta su olor se había ido antes de que yo me despertara, cada día siento que se lleva tajos más grandes de sí misma, aunque su ausencia me permitió volver a leer aquel mensaje con más calma.
Traté de recordar ese orden particular de números añadidos a algún contacto que pudiera haber borrado en los últimos meses mientras entablaba mi amistad y ahora relación con Vero, pero nadie me venía a la mente, al menos nadie que mereciera una segunda oportunidad. Al borrar el mensaje pude ver la hora y tiré mi celular a un lado para poder revolcarme en la miseria de que la alarma había sonado 45 minutos antes y ya no había tiempo para el desayuno.
Tome una ducha revoloteando entre el afeitado, el cepillado y el colirio en los ojos para sustituir superficialmente la taza de café que podría calmar este dolor de cabeza que no me deja pensar. Llegaría a la oficina y luego de los saludos respectivos iría a calentarme una taza en el microondas… no debí borrar el mensaje, pude haber averiguado quien era, seguro era un numero equivocado, pero igual, a lo mejor esa persona piensa que el verdadero receptor la está ignorando y no es justo, no debí borrarlo, y ¿si era para mí?, Verónica se ha vuelto una rutina agotadora de fingir interés en sus insignificancias extrapoladas por tanta carencia afectiva… Quizá pueda encontrarlo en alguna carpeta de mensajes borrados, y llamo al número, solo por ayudar, solo por sacar de dudas a esa persona.
Me tiré encima la camisa blanca y la corbata amarilla de los martes, me pareció curioso que el olor a naftalina hubiera penetrado tanto mi ropa desde la última ronda de lavandería hace solo dos días y tuve que pasarle un pañito húmedo a mis cuatro pares de zapatos para quitarles el polvo que opacaba ese brillo aplicado religiosamente los domingos. Hice el chequeo correspondiente en cada uno de mis bolsillos para que no se me olvidara nada en el apuro del retraso, cartera en el bolsillo derecho del pantalón, pañuelo que hace juego con la corbata en el interno del saco a la derecha, tome mi cuaderno de apuntes y revise el celular por mensajes que me dieran pistas de la rutina del día, la pantalla estaba iluminada por un número desconocido y sus 4 llamadas perdidas, ¿es ella, o es un el?, ella seguramente, aunque “necesito que lo hagamos una última vez” suena más a él, a hombre intenso pidiendo una última oportunidad para un polvo de lastima, más tarde le escribo, en la hora del almuerzo, a lo mejor le saco un buen rato a todo esto.
Encontré dos mensajes relevantes, uno de mi padre pidiéndome dinero para comprar sus pastillas y uno de Vero diciéndome con su versión pegajosa del amor que no olvidara la harina de trigo, ayer no la anoté, así que la había olvidado, pero escribí ambas peticiones en mi diario del día, guardé el celular en el bolsillo interno a la izquierda de mi saco y el diario con mis tareas en el izquierdo del pantalón junto a mi bolígrafo y su tapa.
Revisé que todo excepto la nevera estuviera no solo apagado si no desenchufado y salí tan rápido como pude sin agitarme demasiado.
En el camino le escribí a Vero, guardada entre mis contactos simplemente como Amor, me sentí tentado como tantas otras veces a cambiar ese calificativo a su nombre de pila, quizá eso haga que el final sea más sencillo, cuando se vaya no tendré que cambiarlo, y cuando venga la siguiente no tendré que explicarle por qué en lugar de crear el contacto “amor” solo modifique los datos, no quiero dejarla, eso sería demasiado ruido, quiero que se vaya, que tome la decisión propia de recoger sus maletas e irse un día dejando solo una nota de adiós firmada dramáticamente con un par de lágrimas, pero su baja autoestima le permite aguantar tantos abusos y además se culpa por ellos, ha sido imposible zafarme de esto, pero pensare en eso cuando la cabeza deje de dolerme, después del café, por ahora un mensaje de buenos días será suficiente, y un “te extrañe esta mañana cuando me desperté y no estabas a mi lado”, a ella le gustan esas cosas, yo las encuentro innecesarias, quizá sea esa la razón, quizá por eso termine de irse, quizá sería mejor si borro esa última parte.
Al entrar al vestíbulo saludé de nombre a algunas personas que no me regresaron la cortesía y algunas otras me saludaron de una forma tan efusiva que me pareció exagerado. Me tuve que detener en la entrada de la oficina cuando mi tarjeta magnética no me dio el acceso, y fue una mujer joven que no había visto antes quien con una sonrisa amable y un carnet igual al mío me invito a pasar antes que ella. Le agradecí el gesto con una sonrisa y la típica línea de “cuando uno anda más apurado…”.
Los pasillos me eran familiares pero las cámaras de seguridad no, había algunas decoraciones que no recordaba y tantos rostros nuevos que por un momento pensé haberme equivocado de piso. Continúe mi recorrido hasta el cubículo a la izquierda del medio donde iba a pasar las próximas 8 horas de mi vida y al llegar había un hombre de pie recostado de mi escritorio mientras hablaba con la vecina del cubículo contiguo, le pedí disculpas y el me ofreció ayuda, le pregunte que si había algo malo con mi computadora y el hombre dijo que no, entonces le pedí permiso para poder sentarme y este me respondió que no podía sentarme allí porque ese era su puesto de trabajo, sonreí buscando alrededor a alguien que pudiera aprobar el humor en la situación pero solo vi un mar de rostros apáticos.
- ¿nos cambiaron de puestos?
Pero aquel hombre respondió que no sabía que decirme, que él había estado sentándose en ese puesto por… y miraba a su vecina de cubículo… ¿dos años? Y ella asentía con cada palabra. Puede ser el dolor de cabeza o la falta de café, miré alrededor para ubicarme mejor y reconocí la vista a mi derecha, los edificios más altos donde seguro había gente con mejores trabajos que el mío y mejores sueldos que el mío y con vidas menos aburridas que la mía. Y pude ver que aquel hombre entro en modo defensivo cuando dejo de recostarse del escritorio y se paró pecho a pecho frente a mí, una avalancha tibia comenzó a recorrer mi cuerpo desde el abdomen en todas direcciones y sentí el impulso de cerrar mis puños. En lugar de eso, abrí mis palmas a la altura de mi pecho y hacia el.
- No hay problema – le dije manteniendo un tono amable – voy a recursos humanos para que me digan que fue lo que pasó, no hay problema.
La oficina de recursos humanos estaba al final del pasillo, detallé a cada persona y cada conversación sin escuchar familiaridad en ninguna de esas voces o rostros, pero supe que estaba en el lugar correcto porque reconocía las oficinas donde entraba a robarme grapadoras y mouse pads solo para sentir ese aventón de energía en la boca del estómago que nunca pude descifrar, pero tenía el encanto incomodo de insertar un hisopo profundo en mi oído.
Aún estaba cerrada, antes de seguir dando vueltas preferí ir directo al área del comedor, me tomaría una pastilla y una taza de café, seguramente es un error mío, siempre se me olvida todo, por eso me gusta usar los diarios, cada vez que necesito hacer memoria solo tengo que revisarlos, año, mes, día, todo está ahí, al punto de que si no los tuviera guardados desde hace más de 10 años estoy seguro que no recordaría lo que paso ayer.
Tomé una pastilla para el dolor de cabeza con un poco de agua en vaso de papel y me senté a masajear mis sienes con los ojos cerrados esperando que el café diera sus vueltas respectivas durante un minuto en el microondas, y un dolor que tiño la oscuridad de mis ojos cerrados con rojo se apodero de mi al sentir una palmada en el hombro derecho, solté un quejido y encontré colgada en el aire la disculpa de una voz que por fin sonaba familiar.
- Coño disculpa ¿Tatuaje nuevo?
- ¿Cómo? - Le respondí a Henry, es quien maneja Recursos Humanos, seguramente estaba en el baño aprovechando el momento en que todos están socializando en sus cubículos para estar solo en su templo
- En el hombro ¿o es alguna lesión?
- No, no sé, pero me desperté con un dolor de cabeza horrible y ahora me duele el hombro
- ¿Y aquí vienes a liberar la tensión?
Ambos sonreímos pero dudo que haya sido por las mismas razones, cuando sonó el pitido del microondas le ofrecí café pero no acepto, le hable sobre el hombre sentado en mi puesto de trabajo y Henry me contesto que sí, que era “Marquitos”, y cuando le pregunte que hacía “Marquitos” en mi puesto de trabajo, Henry me contesto “tu trabajo, pero mejor”, y mientras soltaba una de sus risas corporativas sentí la vibración de mi celular iluminado con un “Número desconocido, 9 llamadas perdidas”, me apresure a escribir un mensaje de respuesta diciendo simplemente “Numero equivocado”, quise aclarar lo del tal Marcos estaba haciendo mi trabajo pero Henry hablo antes que yo.
- ¿Qué has hecho últimamente?
- ¿Ultimamen…? - - ¿desde ayer? – y sentí que mi tono no fue tan amistoso en esa última parte
- Si bueno, últimamente, o... ¿Qué vienes a hacer por aquí? ¿andas buscando trabajo?
Por su expresión, seguramente levante la voz, el dolor de cabeza empeoraba y aquella lava que parecía recorrer mi cuerpo en calma apilaba unos vapores que presionaban contra mis cuerdas vocales, quería gritarle y sabía exactamente que decirle, con el pulso firme me lleve las manos al rostro y sin mirarlo directamente intente hablar en el tono más monótono que pude.
- ¿Me botaste y la manera de decírmelo es poniendo a otro a trabajar en mi puesto sin avisarme? – pero seguramente levante la voz…
Henry buscaba en mi mirada algo que le diera continuación a nuestro intercambio amigable, pero lo que hallo fue una ira creciente que perfumaba el ambiente en bilis y cianuro, se puso de pie y me lanzo una de sus sonrisas condescendientes y me hizo la sugerencia de que me terminara el café y que cuando me calmara un poco pasara por su oficina, antes de irse me dijo que era un placer volverme a ver mientras me extendía la mano, le regrese el gesto sin levantarme del asiento.
Pasaron unos 10 minutos y volví a revisar mi teléfono
[No es un numero equivocado, Víctor, ¡te necesito!]
Bueno, sea quien sea sabe mi nombre
[Quién es?]
Deje el teléfono en la mesa esperando la respuesta y presioné mis ojos con los pulgares para disipar el efecto que la luz blanca tenía sobre mis ojos sensibles. No hubo respuesta inmediata, respire profundo y me dirigí a la oficina de Henry y por allá a lo lejos escuche otra voz familiar llamando mi nombre
- Víctor!
Y me preguntó que como estaba en medio de un abrazo fuerte, ella había empezado hacia unos meses y me toco a mi enseñarle donde estaba cada cosa en la oficina, los nombres, lugares cercanos para comer, nunca hemos entablado conversación fuera del entorno laboral, pero parecía muy feliz de verme, preguntó que cómo estaba, que cómo me había ido, que en qué andaba y yo trataba de responder con una sonrisa y un “bien, bien, todo bien” a cada una de sus preguntas que incrementaban exponencialmente mi propia duda de estar en el lugar correcto, hasta que se me ocurrió preguntarle…
- Vicky, ¿hace cuánto que no nos vemos?
El frio que recorrió mi espina encontró un aliado en la vibración del celular en mi pecho y aquel número desconocido
- Cómo… ¿3 años? Más o menos.
Me aleje de ella con la excusa de tener que atender la llamada entrante y la promesa de pasar a verla antes de irme, deslice el circulo en la pantalla hacia el icono verde y escuche un apresurado
- ¡No vayas a colgar!
Era una ella, ¿quién eres? Fue la pregunta más apropiada pero nuevamente el dolor punzante en mi hombro fue alborotado por una palmada de saludo, esta vez me doblé del dolor y escuché a Henry nuevamente disculparse
- ¡Coño marico es que se me olvida!
- Tranquilo – diciéndole también a la mujer al otro lado del teléfono que no iba a colgar, que me esperara un momento
- ¿Todo bien? - Cuestiono Vicky con mas preocupación que duda
- Si, dame chance y voy al baño a ver qué es lo que tengo en el hombro que me duele tanto, ya vengo
Frente al espejo prístino de aquel baño con luces automáticas y lavamanos con sensores de movimiento, pude ver los vasos rotos que el colirio no pudo disimular en mis ojos, enjuagué mis manos hasta que estuvieran lo suficientemente frías para pasarlas por el rostro y cuello secándolas con el pañuelo amarillo antes de recoger el teléfono a un lado del lavamanos y continuar con la conversación
- Aquí estoy
Dijo mi nombre completo seguido de la dirección exacta de mi apartamento, describió mi cabello castaño hasta el último detalle del corte barato, el marrón de mis ojos con una precisión pantone y mis comidas favoritas dependiendo del humor y la ocasión. Yo iba quitándome el saco y aflojando la corbata hasta notar una forma diminuta de X en puntillismo que había penetrado la tela de mi camisa blanca. Desabroché suficientes botones para poder llegar a distinguir claramente una serie de diminutos puntos equidistantes en mi espalda cruzados con una X, todos menos uno. Con el pañuelo húmedo limpié la sangre del penúltimo que estaba tan fresco, hinchado y mal curado que no pudo haber tenido más de 24 horas en mi piel, solté un quejido de dolor inesperado y ella al otro lado del teléfono se detuvo.
- ¿Paso algo?
- Tengo… algo en la espalda
- Los tatuajes – respondió ella sin dudar un segundo. Sin perder detalles en como tenía tanta información sobre mi le pregunte cuales eran sus intenciones
- Hoy no sabes quién soy, pero ayer lo sabias, y tienes que venir porque necesito que seas quien eras ayer
El silencio era la única respuesta aceptable en ese momento y ella seguía insistiendo, llamándome por mi nombre, mi nombre que sonaba tan extraño en esa voz que no había escuchado jamás y al darle mi mejor discurso de “no sé quién eres o que quieres, pero si me vuelves a llamar voy a llamar a la policía” ella interrumpió para decirme
- Tus diarios, los tengo todos
- ¿Cuáles diarios?
- Los que has estado llevando durante los últimos 3 años – respondió cortante y segura – no tienes que creerme a mi Víctor, pero puedes creerte a ti mismo
Salí corriendo del baño y hacia la puerta, el vestíbulo, la calle, el metro, mi casa. No supe si le conteste a Henry su comentario de “que no vuelvan a pasar 3 años…” y le escribí a Vero un mensaje de “dónde estás?” seguido de otro preguntándole si había recibido alguna llamada extraña el día de hoy. Subí a revisar mi caja de diarios pasados, todos estaban allí, semana a semana, mes a mes, año a año, mis rutinas, mis canciones descubiertas, mis metas logradas y las que fueron dando paso a cosas que requerían menos esfuerzo y compromiso, la pantalla de mi teléfono aun brillaba con el “Número desconocido, 15 llamadas perdidas” y en la numero 16 conteste
- Todos están aquí, mis diarios, no falta ninguno
A lo que ella respondió con un simple y lapidario
- Revisa las fechas – y colgó
Estaban ahí todos, 2010, 12 meses, 2011, 12 meses, 2012, 2013, 2014, 15, 16 y 2017 con sus 7 meses hasta el presente que es el octavo, no falta uno solo, agosto 2017 leí en la portada del que estaba usando en ese momento, comprar harina de trigo y transferirle a papá, no hay error, yo no cometo errores, para eso son los diarios.
Tomé nuevamente el teléfono para llamar a aquella mujer y poner en evidencia su error cuando en la pantalla de bloqueo pude leer la fecha y la hora de hoy, 10:45am, martes 7 de abril, 2020.
Mi estómago se hizo un nudo que se deshizo al instante en un líquido frio y denso que congeló todo rastro viscoso de lava hasta la planta de mis pies, 3 años, 2017 al 2020, 3 años, debe ser un error, pero al encender la computadora me lo confirmó, intente llamar a Verónica, pero en el momento volvió a brillar mi pantalla con aquel “número desconocido”, que comenzó a recitar:
Agosto 2017, Quiero tomar toda esa amalgama de pensamientos que me invaden y exteriorizarlos.
Y continuó:
Entrenamos nuestras mentes para perdonar, para aceptar, para olvidar. Pero yo, yo no tengo nada que olvidar, que perdonar, pero si mucho que aceptar, he estado vigilado desde siempre, padres, maestros, jefes, cuya autoridad me ha mantenido caminando por esta línea recta de moralidad, la estabilidad y la normalidad. A tal punto que cuando ellos no están me vigilo yo mismo con sus propios métodos, sin voz ni decisión sobre mi propia vida ni mis propios actos, tomando cualquier oportunidad por insignificante que sea para darme una pequeña dosis de lo que podría ser. Pero de ahora en adelante, lo que podría ser, ¡será!
Y concluyó diciendo:
- ¿Suena a algo que escribirías tú?
Inmediatamente partí a la dirección que me había dado, me tomó poco más de hora y media encontrar el lugar y otra hora y media antes de armarme de valor para entrar en aquel edificio que albergaba el apartamento 11-B con vista al oeste.
Cuando abrió la puerta me sorprendió su fragilidad, no más de 26 años, delgada, cabello recogido, en shorts y franela de pijama. Entré en silencio asegurándome de no ver alguna sombra extraña o escuchar algún sonido que indicara la presencia de un tercero, ella cerró la puerta detrás de mi sonriendo “no hay nadie” dijo mientras leía mis pensamientos como si hubiese entrado en un lugar familiar para ella. Se presentó como Adriana, aunque sospeche que no era su nombre verdadero, me ofreció café a lo que me negué pidiéndole de inmediato que me mostrara los diarios si no era problema, apuntó a un pasillo a la derecha que conducía a uno más breve que se bifurcaba en dos cuartos, uno usado como habitación y el otro como estudio.
Entré en el estudio y me acerqué a una caja endeble llena páginas y páginas en orden de días, meses y años, a veces incluso horas, páginas y páginas enteras de narrativa intensa que detallaba desde el color de ojos hasta las medias de personas que nunca había conocido, la lectura de labios de conversaciones que nunca había tenido y canciones para armar playlists sugerentes que me hicieran entrar en el humor y la conciencia de aquellos personajes.
Encontré de mi puño y letra palabras que destilaban sangre y una crueldad sin límites. Mientras ella me explicaba, yo estaba maravillado con aquel sistema que aún no entendía, pero mi naturaleza de hábitos sentía orgasmos al ver las calificaciones de 0 a 5 estrellitas debajo de cada nombre inédito en la portada, “Sancho” se leía en uno, 3 estrellas, “Homero” en otro, 2 estrellas. Adriana me explico que la calificación era dictada por el nivel de dificultad y disfrute del proyecto, 1 estrella era una experiencia vacía y demasiado fácil, 5 estrellas eran ideales, pero según ella solo lo logramos una vez. todos estaban identificados por numero en la parte de atrás, encontré niveles de sadismo y tortura que devengaban en una corriente de éxtasis catártico al centro mismo de mi sexo, y entonces, ella.
Ella que venía a limpiar el desastre, ella que venía a degustar en donde fuera y en cualquier entonces aquel torrente de excitación enfermiza que deslizaba en su lengua despertando cada una de las papilas gustativas de su morbo, ella con sus ojos inmensos que hiperventilaba y sufría taquicardias de gusto al ver como yo terminaba una vida tras otra después de que su encanto de sirena en tierra las atraía, ella que disfrutaba saber que yo era capaz de hacerle esas cosas a cualquier persona, incluyéndola, ella que me pedía que la ahorcara como en el diario de septiembre del 2018 que tenía una calificación de 4 estrellas, ella que me pedía que me riera mientras la dejaba amarrada a la cama, llorando, cubierta de mi saliva y su sangre, supurando en hematomas y quemaduras de cigarrillo como en mayo del 2019 con calificación de 3 estrellas, ella que me pedía que le pusiera el cuchillo entre las piernas y la dejara sentir el filo rozando su piel como en febrero del 2018, ella que quería vivir en la incertidumbre de si la muerte le permitiría renacer una vez más entre mis brazos.
Era yo en todas y cada una de esas líneas, ese yo que finalmente podía leer sus propias vísceras para complacerlas en cada capricho, era yo en cada página, y me perdí tanto en la lectura que devore casi la mitad de los diarios en la caja antes de poder reaccionar y hacer una cuenta mental, hay solo 19, dijiste que eran 3 años, 3 años son 36 meses, y ella me contesto que en total habían 28, de esos 28 solo 27 estaban terminados, pero que las condiciones nunca fueron ideales para el numero 28, por eso a tu ultimo puntito en la espalda le falta la X
- ¿Pero y donde están los demás? ¿Dónde está el numero 1? – sentía ese aventón enérgico mezclado con el vapor acumulándose en la parte de atrás de mi garganta
- Vienen en camino
Me quiero quedar con ellos, todos y cada uno de ellos, los quiero, son míos, y quiero el número 1, quiero saber cuál fue esa experiencia de 5 estrellas que nunca pude repetir con nadie más, Adriana no puso objeción alguna, pero si una condición, yo tenía que convencer al hombre que venía en camino de dármelos, pues él los quería también.
En lo que a mi concernía todo aquello era ficción, pura ficción, yo no soy capaz de esas cosas, no tengo en mi la falta de humanidad para arrancarle la yugular a un hombre de un tajo con mis dientes solo porque el azar lo puso ese mes frente a Adriana y este cometió el pecado mortal de devolverle una sonrisa, yo no soy esta persona descrita en los 19 diarios. Pero ella insista que sí con una sonrisa de calma y me invito a seguir leyendo mientras iba a preparar café.
- Pero ¿cómo es que no recuerdo nada de esto?
- Para eso son los diarios, escribes para recordar, si no los tienes no recuerdas
Fue entonces cuando sonó el timbre, Adriana responde a la puerta y escucho un intercambio de voces que se fueron intensificando y fluctuaban entre una conversación íntima y una discusión de la que no quieres que tus vecinos se enteren. Entre la duda de si debía salir o esperar algún tipo de señal me volví a desaparecer en la lectura de aquellos códigos, un signo para tareas pendientes, otro para tareas no completadas, había formas de conectar eventos con un simple trazo, debí estar realmente inspirado para lograr semejante simplicidad, entonces la discusión dominada por el hombre llamado Cristian empezó a ser más evidente, al igual que sus razones, él estaba fraguando un chantaje por los diarios, y Adriana no se los iba a dar, todos queríamos aquel material, el para explotarlo, ella para fantasear y yo para conocer de lo que soy capaz, traté de absorber cada línea disponible a mis ojos antes de que la inminente acción se hiciera obligatoria, y tuve que estar de acuerdo con aquella voz que se colaba por los espacios voyeristas entre el marco y la puerta cuando dijo “no sé cómo eres capaz de semejantes cosas y además de protegerlas como si fueran sagradas”.
Adriana trataba de distraerlo negociando, la mitad para ti y la mitad para mí, 24 y 24, pero Cristian no aceptaba, era todo o la policía, y pude escuchar a Adriana cuando le dijo en voz fuerte y clara “¡Ay está bien Coño! ¡Llévatelos todos! Están aquí en el estudio, ven”
Y entendí su plan, como siempre, ella los atrae, yo… me encargo de lo demás
El dolor de cabeza había desaparecido por completo, mis ojos podían detallar un cabello a 20 kilómetros, sentía cada paso que daban en mi dirección y la compresión y expansión de sus pulmones inhalando y exhalando lo que él no sabía eran sus últimas bocanadas de aire.
Lleve mi mano al bolsillo izquierdo del pantalón y le quite la tapa al bolígrafo, la boca de mi estómago se había abierto hambrienta y salivaba tanto que tuve que usar la manga de mi camisa para limpiarme la barbilla, podía sentir la sangre hirviendo desde la planta de mis pies llenando de un vapor que escapaba de mi cuerpo a una velocidad inmedible por cada uno de mis poros. Pasó solo un segundo desde que la mano de Adriana giro el pomo en la puerta hasta que mi bolígrafo azul estuvo clavado a la derecha de la tráquea de Cristian, que sacaba la lengua y abría sus ojos hasta que se desorbitaron de sus cuencas, que giraba sobre su propio eje tratando de coordinar sus manos para quitar aquel objeto que era mi emisario para robarle la vida. Mi espalda estaba contra el muro y la duda desapareció de mí, puse mi mano en su frente mientras Adriana expectante mordía sus labios y lengua exhalando como un toro sobre estimulado antes de la faena, lo lleve contra el muro y ante su intento de pelear solo tuve que esquivar sus manos torpes, retire el bolígrafo de un tirón y volví a insertarlo del otro lado de su tráquea, los orificios excitados por el aire apresurado tratando de llegar a ninguna parte expedían chorros de sangre que se achicaban y se agrandaban como el espectáculo de una fuente, boqueaba y sentí su temperatura cambiando en la palma de mi mano, sus labios transitaron del blanco al morado y sus ojos se perdieron en algún lugar detrás de su cabeza, lo deje caer y mientras su cuerpo inerte se derramaba a mis pies. Le die a Adriana
- los quiero todos
- te hago la última X si me dejas el 28 –respondió- yo puedo terminar de escribirlo
Al llegar a mi apartamento, sin terminar de limpiarme de lo que había sucedido un par de horas antes y temiendo que la mañana se vuelva a robar mis recuerdos, saque los 27 tomos y los tiré sobre la cama buscando desesperadamente primero, di vuelta a cada uno para buscar el número que los identificaba hasta que, al fin, allí estaba, aquella descripción que mi cuerpo ansiaba, salte directamente a la última página para leer:
No pensé que fuera tan sencillo, escribirle después de 7 meses para pedirle que habláramos con aquel cliché de que teníamos que cerrar ese ciclo definitivamente. Llegó a mi apartamento y entro a la habitación, Vero esperaba detrás de la puerta…
Cerré el diario inmediatamente y escrito en bolígrafo azul sobre un desgastado cartón amarillo, en mi puño y letra, y con calificación de 5 estrellas, estaba aquel nombre que había resumido simplemente a la palabra “Amor”.
-----------------------------------------------------------------

Proxima Premisa: Relato Erótico
submitted by paxacutic to escritores [link] [comments]


2020.04.02 08:35 ChinaR84 Horóscopos: POR QUÉ TUS RELACIONES HUYEN DE TI AL PRINCIPIO

Parece que el “ghosting” está de moda. Empiezas a conocer a alguien, todo parece que va bien pero de repente, chas, desaparece. Seguramente sea porque se está llevando de ti una impresión que no es, o quizás es porque le asusta tu carácter o lo más probable es que el problema lo tenga ella/él. En este artículo analizamos por qué tus relaciones huyen de ti al principio según tu signo. No te lo pierdas.
Aries♈ A menudo ese sarcasmo que utilizas en casi todo, da que pensar que nada ni nadie te importa lo suficiente. Es como si vacilaras un poco. Probablemente, sin que nadie lo sepa, esa persona te importa demasiado, pero aparentemente, no lo parece Aries, y ese es el problema. Si esa persona huye de ti al principio es porque piensa que no vas en serio. ¿No te ha pasado ya?
Tauro♉ Tus etiquetas te perseguirán siempre Tauro. Eres responsable, enfocado en tus objetivos y muy muy terco. Con estos calificativos, cualquiera diría que eres una persona súper seria, pero no es en todo así. En el amor, te pasa casi todo lo contrario, tienes una alegría que parece incluso infantil, cuando alguien empieza a gustarte y ves que es recíproco, la sonrisa no se te borra de la cara y actúas como actúas porque quieres que vuestra relación sea divertida. Pues mira por donde, si huyen muchas veces es porque parece que te implicas demasiado. Muy triste que piensen eso cuando tú lo único que quieres es estar bien, feliz, contento y no caer en algo aburrido o frívolo.
Géminis♊ Puede que cuando empieces una relación y de repente, desaparezca te plantees si estás haciendo algo mal. Pues bien Géminis, si esa persona te hace “ghosting” es porque tu indecisión le come por dentro. El problema es la interpretación de esa indecisión. Esa persona cree que esa confusión viene porque tienes muchas dudas y porque no sabes lo que quieres realmente. Tú, sabes que en realidad sólo te preocupa tomar alguna decisión equivocada. No es ningún tipo de duda acerca de lo que sientes.
Cáncer♋ Si al comienzo de una relación esa persona de repente se marcha, puede que sea por tu falta de opinión. Que en realidad no es así, pero lo parece. Están muy equivocados Cáncer. A veces, da la impresión de que das siempre la razón a los demás por miedo a discutir. Y no es eso, simplemente que muy a menudo lo que quieres es ver feliz al resto, y sabes que la gran mayoría de las veces (y con algunas personas) es más importante tener paz que tener razón. Por ahí van los tiros…
Leo♌ Es muy probable que si alguien te huye al principio de conocerte sea porque eres demasiado intimidante Leo. Sí, las cosas como son, cuando quieres algo vas a muerte a por ello. Y en ese algo se incluyen también los “alguien”. Te pones tan insistente que a veces, prefieren marcharse hasta que se calmen un poco las emociones y los sentimientos. Quieres que todo salga a la perfección y a veces, esto, es demasiada presión para el resto.
Virgo♍ Si alguien huye de ti al comienzo de una relación es porque a veces, necesitas tener tanto control de las situaciones que pareces un poco mandón y se ve de ti una imagen que no corresponde con la realidad. Te gusta tener el control para que nadie más tenga que preocuparse por ello, para que esa persona simplemente se deje llevar y disfrute. Pero hay personas que pueden huir de todo esto porque tienen la misma fuerza y las mismas ganas y la misma energía que tú para llevar esas riendas. Y si las cosas no se hablan, puede haber demasiados malos entendidos.
Libra♎ Si esa relación huye de ti al principio es porque te ve tan amable que piensa que todo es demasiado falso. Y es que, tú eres como eres desde el minuto uno, no estás fingiendo nada, simplemente eres optimista, feliz, alegre, y tratas, como sea, de hacer las cosas lo mejor posible. Siempre hay dos caminos, hacerlo bien o mal, hacerlo con ganas o sin ellas. Y tú, tienes muy pero que muy claro cómo quiere llevar tu vida. Si el resto huye de lo bonito, de lo bueno y de lo sano, no es problema tuyo. Mejor.
Escorpio♏ Tu honestidad es la que aparta a esas relaciones de ti al principio Escorpio. Sí, las cosas como son, en realidad sólo quieres ser auténtico y real desde el minuto uno, pero a algunas personas no parece gustarles mucho esa actitud. No eres una persona bocazas pero no vas a callarte cuando crees que debes decir algo Escorpio. Eso seguro. Y por eso también muchas veces te huyen… Porque te temen. Supuestamente, la gente siempre quiere la verdad, pero cuando la verdad llega, a veces no gusta tanto.
Sagitario♐ Cuando comienzas una relación pareces muchísimo más serio de lo que eres. Como si no pudieras sacar todos esos sentimientos que tienes dentro al principio, como si no te saliera… Y es que, a pesar de esa fama de divertido y de gracioso, tardas en sacarla. Y mucho más aún cuando se trata de alguien a quien estás conociendo… Tienes que relajarte Sagi y eso lleva un tiempo. Por esa razón esa persona puede huir de ti al comienzo de todo, porque te ve demasiado recto, estoico, imperturbable.
Capricornio♑ Eres una persona súper inteligente Capricornio pero a veces, esa inteligencia es la que hace que tus relaciones puedan huir de ti al principio. Te hace parecer un poco pretencioso, creído, presumido… Cuando en realidad para nada es así. Al revés, al igual que te consideras una persona inteligente, también admiras esto de los demás. Primero porque te gustan las personas versadas, experimentadas, documentadas, y segundo porque amas hablar de temas súper profundos. Te encanta tener ese tipo de conversaciones. La gente está muy confundida contigo.
Acuario♒ Si tus relaciones huyen de ti al principio es porque tu actitud relajada te hace ver un poco pasota con todo, como si te diera igual, como si no tuvieras tanto interés en conocer a la otra persona como lo puede tener ella. En realidad, sólo te gusta dejarte llevar, no planificas nada y esperas a ver qué es lo que sucede. Simplemente eso. Eres una persona que fluye con la vida Acuario, y no además, no te gusta forzar nada. Pero hay personas que necesitan mucha más seguridad en todo Acuario, que estés… Aunque tú estés… La verdad que no lo entiendes.
Piscis♓ Cuando una persona a la que acabas de conocer huye de repente quizás sea porque te vea con una persona con mucho carácter en el fondo. Eres sensible, mucho, pero eso no quiere decir que seas débil. Y es mucha la gente que se sorprende cuando de verdad te conoce. Te veían como un corderito frágil y de repente se dan cuenta de que eres mucho más que eso, de que puedes tener un carácter de mil demonios cuando te hacen daño, de que no pasarás ni una… Y la verdad Piscis, es que les entra el pánico. No puedes controlarte.
submitted by ChinaR84 to espanol [link] [comments]


2020.02.27 17:24 Galactic-Awaken IDENTIFICAR las propias VIBRACIONES

COMO SABER O IDENTIFICAR QUE VIBRACIÓN SE TIENE How to know and can identify the own vibrations Saludos:
La siguiente es una simplificación referida a lo que necesitan saber sobre las bajas y altas vibraciones, así puedan identificarlas. · Las altas vibraciones generalmente, están asociadas con las cualidades y los sentimientos positivos, como el Amor, el perdón, la compasión y la Paz. · Mientras que las bajas vibraciones están asociadas con las cualidades más oscuras, como el odio, el miedo, la codicia y la depresión.
Pero, ¿qué significa todo esto realmente? · Esencialmente, cuanto más alta es tu vibración, más en contacto estás con tu Ser Superior, tu ‘Ser Dios o Diosa’ de tu interior, tu Divinidad, Consciencia, Santidad, Alma, o las muchas otras palabras que existen para describir a tu verdadera naturaleza. · Esto también significa, que cuanto más baja es tu vibración, más sincronizado estás con tu naturaleza superior y, por lo tanto, más conflicto experimentas en la vida.
Antes que leas y escuches lo siguiente, es importante que recuerdes dos cosas. · En primer lugar, rara vez eres un 100% en cualquier cosa de la vida, por lo tanto, lo más probable es que caigas en un espectro compuesto por:
- Un 25% de altas y 75% de bajas frecuencias.
- O uno de 55% de altas y 45% de bajas frecuencias, y así sucesivamente.
· Entonces, evita encajonarte con etiquetas blancas o negras.
En segundo lugar, descubrir si tienes una vibración principalmente baja o alta, es realmente útil para ti. · Sin embargo, ten cuidado de usar a cualquier etiqueta contrapuesta con el estado de los demás, por ejemplo:
- Me mantendré alejado, porque él o ella tienen una baja vibración.
· Irónicamente, este tipo de etiquetas contrapuestas perpetúan las bajas vibraciones, ya que están vinculadas a la segregación y a la discriminación. · Entonces, esta es tu mejor opción o auto herramienta de descubrimiento.
Entonces, con esto en mente, ¿qué tipo de vibración tienes y cómo impacta esto en tu vida? · El proceso del despertar espiritual cubre al descubrimiento de ideas y prácticas profundas que te ayudarán a acceder a los niveles profundos de Amor y libertad. · Este trabajo te permite explorar en la sombra para la recuperación del Alma y de mucho más.
- ¡Comienza ahora tu viaje de descubrimiento para potenciar tu despertar espiritual!
SIGNOS DE BAJA VIBRACIÓN
1. Te sientes ‘atrapado’ o varado en la vida, sin saber qué hacer a continuación.
2. Luchas con la apatía o con una actitud indiferente hacia ti mismo y los demás.
3. Estás emocionalmente distante.
4. Eres emocionalmente reactivo.
5. Luchas con la fatiga constante y el letargo.
6. Tienes una visión centrada principalmente en el mundo.
7. A menudo luchas con la desesperación.
8. Te resulta casi imposible deshacerte de los viejos hábitos.
9. Tienes un prominente Ser de las Sombras.
  1. Luchas con enfermedades crónicas.
  2. Te sientes físicamente no apto y no saludable.
  3. Te reprimes con sentimientos como el resentimiento y los celos.
  4. Te resulta difícil perdonarte a ti mismo y a otras personas.
  5. Sufres de un complejo de culpa, es decir, te sientes constantemente culpable por algo, entonces buscas cosas para sentirte culpable.
  6. Realmente no sabes lo que quieres en la vida.
  7. Sigues tomando malas decisiones.
  8. Luchas con problemas de salud mental, como la ansiedad, TOC o depresión.
  9. Te resulta difícil ver la belleza de la vida.
  10. Te sientes insatisfecho.
  11. Tus conexiones con los demás te traen un dolor constante.
  12. Eres demasiado cínico y escéptico.
  13. Eres discutidor.
  14. Te quejas mucho.
  15. Tienes problemas de abuso de sustancias.
  16. Te auto saboteas.
  17. Te enfocas principalmente en lo negativo de la vida.
  18. Luchas para sentir Gratitud.
  19. Comes muchos alimentos grasos o procesados, por ejemplo, carne, comida rápida, caramelos, etc.
  20. Necesitas ser, o eres exigente contigo mismo y con los demás.
  21. Ves una gran cantidad de contenido multimedia violento o escuchas música intensa con letras violentas, por ejemplo, heavy metal, scream o de gritos, rap, regatón, etc.
  22. Te resulta difícil hacer un progreso real en la vida.
SIGNOS DE ALTA VIBRACIÓN
1. Eres consciente de ti mismo, es decir, eres consciente de lo que estás diciendo, haciendo, pensando y sintiendo, así como del efecto que esto tiene en los demás.
2. Eres empático con las necesidades de los demás y tienes la costumbre de ver a través de los ojos de las otras personas.
3. Eres muy creativo y, a menudo, estás lleno de ideas e inspiración.
4. Estás emocionalmente equilibrado.
5. Te sientes conectado con lo que está a ‘más allá’ de ti, por ejemplo, la vida, la Divinidad, el Amor, etc.
6. Tienes un gran sentido del humor hacia la vida.
7. No te tomas a ti mismo demasiado en serio.
8. Regularmente sientes Gratitud por lo que tienes en la vida.
9. Sonreír y reír es fácil para ti.
  1. No experimentas mucha decepción, porque no te aferras a cosas pasajeras, como, por ejemplo, comodidades materiales, amistades, indulgencias, etc.
  2. Eres auto-disciplinado.
  3. Puedes retrasar el placer si no te sirve.
  4. No ‘necesitas’ nada para sentirte feliz.
  5. Estás en sintonía con tu cuerpo y sus necesidades.
  6. Te cuidas a menudo.
  7. Cuidas a otros con frecuencia.
  8. A menudo experimentas sincronicidad.
  9. Vives en el presente más que en el pasado o en el futuro.
  10. Tu cuerpo se siente fuerte y saludable.
  11. Comes con regularidad alimentos crudos y sin procesar.
  12. Intentas mantener a tu vida libre del desorden.
  13. Te perdonas fácilmente, a ti mismo y a otras personas.
  14. Sientes que has encontrado tu vocación en la vida.
  15. Se te aparecen espontáneamente en la vida, oportunidades y nuevas puertas.
  16. La paciencia te llega fácilmente.
  17. No sientes la necesidad de discutir o de competir con otros, los dejas ganar y sentirse bien, ¡esto está bien!
  18. En la vida, estás abierto a muchos tipos diferentes de personas, ideas, creencias y experiencias.
  19. Te sientes seguro de ti mismo y de tus habilidades.
  20. Te atrae la música, películas y programas de televisión profundos, relajantes e inspiradores.
  21. Eres muy intuitivo.
  22. Otras personas se abren fácilmente a ti.
  23. A menudo te encuentras a nivel amistad y relacional, en el papel de consejero, pacificador o Maestro.
La realidad es que la mayoría de nosotros, compartimos algunas formas de ‘baja Vibración’ y otras de ‘alta vibración’. · El objetivo es tomar Consciencia de lo que estamos haciendo y lo que podríamos mejorar en nuestro viaje de transformación interna. · Una de las formas más fáciles de determinar si estamos vibrando con una ‘alta frecuencia’ o una ‘baja frecuencia’ es prestando atención a cómo nos sentimos a nivel físico.
- ¿Te sientes ligero, lleno de Energía, claro y saludable?
- Lo más probable es que tengas una alta vibración.
- Por otro lado, si te sientes abrumado, reprimido, oprimido, cargado o pesado, lo más probable es que estés operando con poca vibración.
- Aprender a amarte incondicionalmente a ti mismo es esencial para tu curación y satisfacción en la vida.
Yo también he estado allí antes, ¡y a veces todavía lo estoy! Por ahora, espero que te hayas beneficiado con este artículo, no dudes en compartir con los demás, tus experiencias con las bajas y altas vibraciones.
¡Apreciarás a cualquier consejo que puedan compartirte sobre cómo elevar tu vibración!
LONER WOLF
submitted by Galactic-Awaken to u/Galactic-Awaken [link] [comments]


2019.10.29 21:57 ucjw Un diario en Noruega expone cómo la Watchtower mintió sobre el trato a los expulsados

Primera página
Páginas 6-7
Página 8, incluida la defensa de la Watchtower
Carta de opinión escrita por un ex-anciano
Artículo completo en Noruego

Ex-Testigo: Lavado de cerebro en los los testigos de Jehová

Resumen: Jan Frode Nilsen estaba tan molesto que le costaba respirar cuando leyó lo que el liderazgo de los testigos de Jehová escribió al gobernador del condado.
Xueqi Pang.
"El liderazgo de los testigos de Jehová miente y pisotea descaradamente a miles de testigos que han perdido a sus familias. Escriben que los lazos familiares siguen siendo normales, pero saben que es mentira. Entonces siento en mis huesos que no puedo permanecer en silencio", dice Jan Frode Nilsen (42), nacido en el seno de una familia de testigos de Jehová y miembro desde hace más de 35 años. Por primera vez se presenta con su experiencia con su nombre completo.
Habla de su infancia caracterizada por deberes, reglas estrictas y, no menos importante, por el miedo constante a ser condenado al ostracismo.
'No podía dormir' Siento una llama dentro de mí, que no puedo permitir que esta respuesta de los testigos de Jehová pase sin respuesta". No podía respirar hasta que le envié mi propia carta al Gobernador del Condado.
Este verano, Vårt Land escribió que los testigos de Jehová expulsan a los miembros que votan en las elecciones políticas. El ministro de Fe y Vida, Kjell Ingolf Ropstad (KrF), pidió al gobernador del condado que considerara el apoyo estatal a los testigos de Jehová basándose en la controvertida práctica de que, en caso de renuncia o expulsión, hay varias historias de que los miembros de la familia, que todavía están en la congregación, rompen el contacto con el "apóstata".
En una declaración al gobernador del condado de Oslo y Viken, los testigos de Jehová creen que esto no es cierto. Respondieron a las autoridades:
"Si un miembro de nuestro grupo religioso decide participar en una elección política votando, los testigos de Jehová lo verán como la persona que ha decidido abandonar la comunidad religiosa. Además, él o ella también puede hablar e interactuar con la familia más cercana como de costumbre".
Experiencia propia. "El liderazgo de los testigos de Jehová blanquea la doctrina de la expulsión y pretende que no existe", dice Jan Frode Nilsen.
Cree que los Testigos de Jehová omitieron la realidad de la situación al Gobernador del Condado y que la comunidad religiosa ha proporcionado información falsa para asegurarse de que sigan recibiendo ayuda estatal.
"Nadie quiere prohibir a los testigos de Jehová. Se trata de amenazar su ayuda estatal porque condenan al ostracismo a la gente, y en su intento de conseguir el dinero, mienten sobre su propia doctrina", dice.
Usted ha compartido activamente muchos artículos críticos sobre la comunidad religiosa en Internet. ¿Campañas contra los testigos de Jehová?
"No me opongo a los testigos de Jehová, muchas personas que amo siguen siendo testigos. Estoy a favor de la información y la iluminación pública. Si son condenados al ostracismo y cortan el contacto con sus propios hijos, entonces tienen que ser considerados responsables de ello. La gente necesita saber la verdad."
Nilsen conoce a muchos ex-testigos con experiencias similares a las suyas.
"Siento que también hablo en nombre de los Testigos. Muchos de ellos siguen la doctrina del rechazo porque sienten que es una prueba importante de su lealtad a Jehová. Conozco a muchos Testigos de Jehová que realmente lloran la pérdida de sus seres queridos, pero lo hacen porque La Atalaya se lo pide", dice.
Bautismo para un Testigo. Los padres de Jan Frode Nilsen se convirtieron a la comunidad religiosa en la década de 1960. A los 17 años de edad, fue bautizado para ser testigo pleno de Jehová.
Nilsen nunca llegó a ir a los entrenamientos de fútbol porque se enfrentaron a las reuniones en el Salón del Reino. La familia no celebra cumpleaños ni otros días festivos: "Se esperaba que todos los Testigos de Jehová activos asistieran a las reuniones del Salón del Reino tres veces por semana", dice.
Según Nilsen, a los testigos de Jehová no se les permite beber demasiado, fumar o tener relaciones sexuales antes del matrimonio.
A medida que fue creciendo, tuvo que seguir más reglas y cumplir más expectativas. Cuando era niño, no sentía que se destacaba. Estaba jugando con los otros en la calle. Eso cambió cuando llegó a la adolescencia. Ser joven, lleno de hormonas y tener tantas reglas lo desafió a él y a muchos otros jóvenes de la congregación.
Exclusión. Según su experiencia, el castigo por infringir las normas es brutal. Te arriesgas a ser expulsado.
El sitio web de los Testigos contiene información sobre cómo se espera que una familia trate a un miembro expulsado. Un video muestra cómo una mujer es expulsada porque tuvo relaciones sexuales antes del matrimonio.
"Todo el mundo conoce a alguien que ha sido expulsado. Así que el miedo a hacer algo malo es constante. La mayoría de las personas expulsadas son personas que han estado haciendo algo que los testigos de Jehová creen que es pecado", dice Jan Frode Nilsen.
También es un deber reportar las infracciones de otras personas. Si no, te arriesgas a enfrentar el mismo castigo, según él.
"Ser expulsado significa que su familia no podrá tener contacto con usted. La instrucción es que si un miembro de la familia expulsado llama, la llamada debe ser rechazada. Los expulsados deben sentir que no son parte de la comunidad, así que eventualmente quieren regresar", afirma Nilsen.
Las dudas crecieron. Comenzó a cuestionar la teología ya en la adolescencia. Poco a poco las dudas fueron creciendo. Y dejó de predicar de puerta en puerta por su propia iniciativa.
"Descubrir la realidad fuera de los testigos de Jehová fue como despertar. Los testigos de Jehová lo consumen todo. Escriben que tienen la verdad con mayúscula", dice, comparando la experiencia con la película The Matrix, donde el protagonista se despierta de una realidad artificial controlada por computadoras.
Situación de rehén Se sentó en el bote durante mucho tiempo. Pero cuando tuvo hijos, todo se aclaró. Hoy en día, sigue siendo un miembro registrado de la comunidad de fe. Los testigos de Jehová reciben subvenciones estatales anuales para sus miembros. Que a pesar de no haber asistido al Salón del Reino durante cinco años.
"Si tengo que irme, seré tratado como un paria y rechazado. No hay una salida honorable. Han construido una situación de rehenes", dice.
Jan Frode conoce a muchos que también intentan desvanecerse en lugar de romper directamente con la familia.
Mientras estén registrados como miembros oficiales de los Testigos de Jehová, los miembros de la familia pueden mantenerse en contacto. No se sabe cuántos son "miembros pasivos" de la comunidad religiosa.
Nada más que perder En los últimos diez años ha sido cada vez más abierto sobre sus experiencias como testigo. Entre otras cosas, se le ha permitido ser entrevistado anónimamente por varios medios de comunicación, periódicos y televisión.
Un día de otoño de este año, alguien descubrió su cuenta de Twitter en la que ha compartido comentarios críticos con los testigos de Jehová. A continuación, los mensajes de texto marcan la casilla - uno por uno los miembros de la familia se ponen en contacto con él.
"Me enfrentaron con los mensajes de Twitter. Varios escribieron que deben y van a entrar en contacto conmigo".
¿Cómo te sentiste cuando leíste los mensajes de texto de tu familia? Entonces me sentí aliviado."

Carta de respuesta de los testigos de Jehová al gobernador del condado:

Jan Frode Nilsen responde a la respuesta oficial de los testigos de Jehová al gobernador del condado. Aquí hay extractos de la carta:
"Si un miembro de nuestra comunidad religiosa decide participar en una elección política votando, los testigos de Jehová lo verán como la persona que ha decidido abandonar la comunidad religiosa. Por lo tanto, se hará una breve declaración en la congregación que dice: "[El nombre de la persona] ya no es uno de los testigos de Jehová". Pero la persona es bienvenida a asistir a los servicios religiosos, a sentarse donde quiera en el Salón del Reino y a participar en el canto de himnos religiosos. Además, él o ella también puede hablar e interactuar con los miembros de la familia cercana como de costumbre (la única restricción religiosa es discutir asuntos de naturaleza espiritual / religiosa)".

Los testigos de Jehová no están de acuerdo con la crítica

Respuesta: Los líderes de los Testigos de Jehová de Noruega no responderán a las acusaciones de Jan Frode Nilsen, sino que se referirán a un libro que ellos mismos han publicado.
Vårt Land ha pedido al grupo religioso que responda a una serie de preguntas en relación con la afirmación de Jan Frode Nilsen de que hablan en falso en una declaración al Gobernador del Condado.
En un breve correo electrónico a Vårt Land, su portavoz, Dag-Erik Kristoffersen, escribe que no quieren hacer comentarios sobre las afirmaciones de Nilsen, salvo que "están totalmente en desacuerdo con lo que se afirma".
Dicho antes Kristoffersen escribe que no han escrito nada al Gobernador del Condado que no haya sido mencionado previamente en sus escritos.
En la declaración a la oficina del Gobernador del Condado, la comunidad religiosa afirma que un Testigo que usa su derecho al voto es expulsado por la congregación, pero que todavía puede llevarse bien con su familia como de costumbre.
Es un encubrimiento de la doctrina de la expulsión, cree el ex miembro Jan Frode Nilsen. Dice que en realidad, la familia tiene que romper todo contacto con el expulsado, como un paria.
Refiriéndose a su propio libro En el correo electrónico a Vårt Land, los testigos de Jehová se refieren al libro Keep Yourself in God's Love, una de las publicaciones del grupo de fe. Dice que los testigos de Jehová no deben asociarse con los expulsados. En el capítulo sobre la expulsión: "Cómo tratar a una persona expulsada", dice:
"No lo recibimos en sus casas ni le saludamos. Porque el que le saluda es partícipe de sus malas obras. No tenemos compañerismo espiritual o social con los que no tienen compañerismo".
La declaración de la opinión escrita:
Los líderes de los testigos de Jehová se felicitan a sí mismos por tener la verdad
No se esfuerzan por negar sus propias creencias y enseñanzas a las autoridades cuando pueden ser de beneficio financiero para la fe. La realidad es otra muy distinta.
Testigos de Jehová Niels P. (signos de escritor bajo seudónimo) Ex "Anciano" y "Pionero".
En la Convención de Verano de 2016 de los Testigos de Jehová sobre el tema "Permanece fiel a Jehová", hubo al menos dos cosas en el programa que los participantes ciertamente notaron: Un video drama de nueve minutos de duración que muestra cómo una pareja de padres echó a su hija cuando fue expulsada de la congregación. Y una entrevista con una niña que decidió cortar su conexión con un hermano mayor cuando dejó la congregación.
Exactamente el mismo programa fue presentado en miles de lugares en cientos de idiomas en todo el mundo en 2016 - todos con el mismo video, pero con un joven local en cada lugar que fue puesto como un "buen ejemplo" porque eran "leales a Jehová", el Dios de la Biblia.
Un motivo claro. Sólo tres años después, la alta dirección de los Testigos de Jehová en Noruega escribió una carta a las autoridades noruegas, aparentemente aboliendo las normas de exclusión, que han existido durante más de 60 años. De hecho, los testigos de Jehová han practicado la "exclusión" u "ostracismo" en su forma actual casi continuamente desde 1952, con un endurecimiento adicional a partir de 1981.
Su motivo es muy claro: quieren mantener las ayudas estatales.
Extracto de la carta. He recibido una copia de la carta, entregada por el Gobernador del Condado de Oslo y Viken, y cito:
"Si un miembro de nuestra comunidad religiosa decide participar en una elección política votando, los testigos de Jehová lo verán como la persona que ha decidido abandonar la comunidad religiosa. Por lo tanto, se dará una breve información en la congregación que dice lo siguiente: "[El nombre de la persona] ya no es uno de los testigos de Jehová". Pero la persona es bienvenida a asistir a los servicios religiosos, sentarse donde quiera en el Salón del Reino. Además, él o ella también puede hablar e interactuar con la familia más cercana normalmente (la única restricción religiosa es discutir asuntos de naturaleza espiritual / religiosa)".
Y además: "Esperamos que de lo que se dice en esta carta quede claro que respetamos plenamente el derecho fundamental de una persona a tomar una decisión sobre la neutralidad política, y que los Testigos de Jehová no ejerzan de ninguna manera presión o intimidación para intimidar a alguien para que no vote"."La carta está fechada el 18 de octubre de 2019 y firmada por Kåre Sæterhaug, miembro de la sucursal escandinava de Holbæk, Dinamarca, y Dag-Erik Kristoffersen, portavoz de los Testigos de Jehová en Noruega.
Lectura perturbadora. Para cualquier testigo de Jehová, esta es una lectura espantosa. Todos los miembros de los Testigos de Jehová saben perfectamente lo que le sucede a una persona cuyo nombre se lee en voz alta a la congregación: Desde el momento en que se lee a la congregación, estás espiritualmente muerto, expulsado, un paria. Tu hermano ya no irá a un partido de fútbol contigo, tu hermana ya no te invitará a una cerveza, es el final de las cenas familiares. Y los viejos amigos pasarán junto a ti en la tienda sin saludarte. Ellos harán esto porque dice en la Torre de Vigilancia que deben tratarte así.
Si a usted, como excluido, le gustaría seguir asistiendo a las reuniones en el Salón del Reino, algo que probablemente sea bienvenido, sólo los ancianos designados le darán la bienvenida. Se espera que usted entre en la sala justo antes de que comience la reunión y salga de la sala tan pronto como se termine con los cantos y la oración. Tampoco tiene sentido quedarse más tiempo en la habitación, porque de todos modos nadie quiere hablar con usted. Sin embargo, si usted asiste regularmente a estas reuniones por un período que va desde unos meses hasta un año, puede solicitar la readmisión en la congregación. Luego tienes que tener otra reunión con los tres hermanos mayores que te expulsaron, y convencerlos de que te arrepientes sinceramente del "mal" que has hecho -por ejemplo, votaste en las elecciones anteriores- y prometes no volver a hacerlo nunca más. Si ellos aceptan esto, usted puede volver a ser Testigo de Jehová y recuperar una relación cálida y buena con sus amigos y parientes.
Los líderes saben mejor que nadie. Pero Sæterhaug y Kristoffersen no mencionaron esto en la carta al Consejo del Condado, que nadie quiere hablar con una persona expulsada que asiste a las reuniones en el Salón del Reino. Además, afirmaron que un expulsado "puede hablar y socializar con su familia inmediata como de costumbre". Y agregaron: "La única restricción religiosa es discutir temas de naturaleza espiritual / religiosa". Bueno, si ese fuera el caso, muchas personas expulsadas también podrían haber aprendido a vivir con ello. Uno puede estar de acuerdo en dejar que ciertas cuestiones yazcan por el bien de la paz. Pero la realidad es muy diferente, y es mi afirmación que Sæterhaug y Kristoffersen lo saben muy bien.
Familias de luto. En realidad, miles de familias nuevas cada año se ven afectadas por el gran dolor de la expulsión de un miembro de la familia por parte de la congregación. Personalmente conozco muchas historias desgarradoras en las que los padres han cortado su conexión con sus hijos durante décadas simplemente porque los niños han encontrado una fe diferente, porque quieren vivir de una manera diferente, o porque quieren votar en las elecciones. O donde los hermanos que han sido mejores amigos han perdido todo contacto, quizás por el resto de sus vidas, porque uno se ha convertido en ateo. Todos los expulsados tienen en común que en un momento dado fueron bautizados como testigos de Jehová: el bautismo es un fenómeno único, una inmersión solemne en el agua, dedicando su vida a Jehová -en la práctica a la iglesia de Jehová en la tierra- y luego se hace. El bautismo es irrevocable. Serás responsable de ser bautizado por el resto de tu vida, y nunca podrás, con respeto y agradecimiento, levantar la cabeza y abandonar la congregación. Porque en el momento en que caminas, te rechazan.
Todos los años se bautiza a niños de entre 10 y 14 años como testigos de Jehová, incluso en Noruega. Hoy en día, no puedo comprender y comprender que algunos dejarán que sus hijos se comprometan con una congregación en tales términos. Pero sé que esto es precisamente lo que muchos testigos de Jehová quieren más que nada en el mundo, que sus hijos "escojan a Jehová".
Cómo tratar a los expulsados. En la literatura de los testigos de Jehová, gran parte de la cual se puede buscar en Internet, se dice con toda claridad que tanto los amigos como los parientes deben dejar de relacionarse con alguien que ha sido expulsado. Permítanme citar primero una cita general sobre la expulsión:
"Por lo tanto, también evitamos el compañerismo social con una persona expulsada. Esto descartaría acompañarlo en un picnic, fiesta, juego de pelota, o un viaje al centro comercial o al teatro, o sentarse a comer con él ya sea en casa o en un restaurante". (Ministerio Nuestro Reino, Agosto 2002)
Así que sobre los miembros de la familia expulsados:
"A pesar de nuestro dolor de corazón, debemos evitar el contacto normal con un miembro de la familia expulsado por teléfono, mensajes de texto, cartas, correos electrónicos o medios sociales." (La edición de estudio de la Atalaya, octubre de 2017)
"La situación es diferente si el expulsado o disociado es un pariente que vive fuera del círculo familiar inmediato y del hogar. Puede que sea posible no tener casi ningún contacto con el pariente. Incluso si hubiera algunos asuntos familiares que requirieran contacto, esto ciertamente se reduciría al mínimo". (La Atalaya, 15 de abril de 1988)
Los miembros leales de la familia cristiana no buscan excusas para tratar con un pariente expulsado que no vive en casa. Más bien, la lealtad a Jehová y a su organización los mueve a defender el arreglo bíblico de la expulsión. (Manténganse en el amor de Dios, pp. 208, 209)
Preciosa verdad. Sæterhaug y Kristoffersen, de los Testigos de Jehová, obviamente han tratado de predicar la verdad a las autoridades noruegas. Es posible que crean que han mantenido sus palabras utilizando su propia comprensión de lo que significa "la familia inmediata": que sólo se refiere a aquellos que viven en el mismo hogar. Porque, como muestran estas citas de la propia literatura de los testigos de Jehová, sólo cuando los expulsados siguen viviendo en el mismo hogar que sus parientes creyentes puede, según las enseñanzas de los testigos de Jehová, "hablar con ellos e interactuar con ellos con normalidad". Pero esto no es lo que las autoridades noruegas o el público en general piensan con el término "familia inmediata".
También es posible que el público y las autoridades tengan una visión diferente de lo que es "presión" y "amenazas" que Sæterhaug y Kristoffersen. Al fin y al cabo, afirmaron que "los testigos de Jehová no ejercen presión ni amenazan con asustar a nadie para que no vote". En mi opinión, esto también es una tontería. Ser expulsado de la congregación automáticamente resulta en la terminación de amistades y relaciones familiares normales. Después de todo, cuando esto es una consecuencia de la renuncia o despido de los Testigos de Jehová, es un medio de presión, un castigo. Llamarlo de otra manera es deshonesto. Como la propia Atalaya dijo en 2017: "nuestro dolor de corazón".
Lealtad a todo costo. ¿Qué pasó con la chica que fue expulsada en el video de la convención de 2016? Después de ser desalojada de su casa, no vio a sus padres y hermanos durante doce años. Tenía hijos propios que cuidaba lo mejor que podía. Luego, finalmente, regresó arrastrándose con su cruz y comenzó a asistir a las reuniones de nuevo. Fue allí dos veces por semana durante todo un año sin que nadie le hablara. Eventualmente, fue reincorporada formalmente por los ancianos, y desde el momento en que esto fue anunciado a la congregación, pudo reunirse con sus padres, quienes luego pudieron saludar a sus nietos, obviamente por primera vez. (Puede buscar el vídeo usted mismo en Internet en google con las palabras clave "Jehovah shunning video.")
Para los testigos de Jehová, la lealtad consiste ante todo en obedecer a Jehová Dios. En la práctica, debe ser obedeciendo a la congregación y siguiendo las decisiones que se toman allí. Tal obediencia debe triunfar sobre todo, incluyendo la relación con los miembros de la familia que deciden dejar el grupo religioso. Sin embargo, como hemos visto, el liderazgo de los testigos de Jehová se esfuerza por negar su propia fe y enseñanzas a las autoridades mundanas cuando puede ser de beneficio financiero para la congregación.
Es altamente fraudulento.
submitted by ucjw to Extj [link] [comments]


2019.10.03 12:30 Davidemagx Parte 2 del cuento que publiqué hace una semana. Perdonen la demora. Comenzando con parte 3 hoy mismo. Saludos.

Me llevó varios meses acostumbrarme, los primeros días sufriendo dolores de cabeza y vértigo, era para mí toda una experiencia y la raíz de los hábitos incluso hasta el día de hoy siguen presentes, todavía dirijo la mirada a los labios de las personas al hablar para leerlos, aún cuando puedo oírlas y si bien dependo del lenguaje de señas pata comunicar yo es gratificante saber que al menos una parte del esfuerzo de los demás se ve aliviado.
Descubriría cada día un sonido diferente, un silencio, una pausa entre ruidos. Cosas que creía emitirían sonido de pronto no lo hacían, todavía miro a los árboles esperando captar algo que ya sé no voy a escuchar, más allá del ruido de las hojas cuando las agita el viento son, contra todas mis expectativas, mudos y de alguna manera lo encontraba algo incómodo de ver. También esperaba que los insectos hicieran ruido al caminar, perdí cuenta de las tantas veces en las que me llevé sobresaltos con alguna araña por no oírla aproximarse, hallé el ladrido de los perros molestos y el ronronear de los gatos extremadamente reconfortantes, amo el canto de los pájaros y por un buen tiempo solía madrugar solamente para oírlos cantar antes de que el pueblo se despertara. Aún me resulta difícil acostumbrarme al bullicio del centro y la superposición de voces y sonidos me marea en ocasiones y no imaginaba que mi oficio fuese, en ocasiones, lo ruidoso que puede ser. Descubrí que disfruto de ciertos tipos de música, de preferencia instrumental siendo la música clásica mi preferida, el rock solo me dio dolores de cabeza y luego de haberlo escuchado encontré la sensación de un sonido metálico, como un zumbido a veces, que acompañaba el paso de vehículos y relojes así como también taponamiento de oídos. El malestar perduró cerca de un mes, tras el cual no volví a tener contacto con ningún genero desde el rock hacia arriba y me mantuve dentro de los clásicos como Ludwig Van Beethoven, Vivaldi, y Bach.
Un sábado que amanecía, ya con la rutina adquirida, preparé mi equipo de mate y salí al patio de casa sin despertar a mi mujer o mis hijos, eran mis momentos de paz y calma antes de las corridas del laburo y llegar momento del día en que algún ruido me diera un dolor de cabeza. La mañana era fresca, me había ubicado abajo del jacarandá que habíamos plantado unos años antes, en un sillón reposera y con un banquito de algarrobo al lado donde apoyaba el mate y termo, entre mate y mate los pájaros comenzaban su canto juguetón, el sol iba bañando las copas de los árboles con lentitud a medida que ascendía. Cerré los ojos y me dejé, con media sonrisa en la cara, abrazar por la tranquilidad y de pronto noté el silencio. Abrí los ojos y observé en dirección a los árboles al rededor, no oía nada, toqué el audífono y subí el volumen pero no captaba un solo sonido. Llevé una mano al oído y di un chasquido para probar, con el volumen al máximo me aturdió un poco, cuando vi al suelo un gorrión cayó desplomado desde el árbol, alas abiertas, pecho arriba, patas al aire, quieto, solo la brisa que corría novia sus plumas. Con los ojos abiertos mirando al cielo, no entendía qué había pasado, miré hacia arriba buscando algún carancho, un gato, alguna señal de que hubiese sido presa pero no había nada y entonces lo escuché..
Desde algún lugar una multitud de voces gritando al unísono, se oían angustiadas, desesperadas, o era ¿miedo? Traté de concentrarme pero no dio resultado, seguía siendo demasiado leve para asegurarlo. No supe qué hacer con ello, cómo reaccionar, todo lo demás parecía tan silencioso y quieto, la puerta de la casa me distrajo
Logré terminar de pasar todos los cables, sólo me quedaban instalar las llaves, hacer la bajada a tierra y enganchar a la línea pero desde que la tarea me suponía menos carga decidí dejarlo para el otro día y volver a casa a un merecido descanso. Picar las paredes me había agotado más de la cuenta, quería solamente llegar y bañarme, quizás hacer una siesta y dedicar la tarde a algo más liviano como el cobro de cuentas y pagar a mis proveedores. Un poco de trabajo de oficina, como me gustaba llamarle a la cabina de la camioneta, y fue exactamente así como mi día terminó.
Desperté tarde por el calor intenso, sudado y casi cegado por el brillo intenso que entraba por la ventana. Un leve dolor de cabeza me abrazaba, se me dificultaba respirar por el aire caliente, sentía que ardía al inhalar y exhalar. La cama estaba vacía, la casa en silencio ¿A dónde fueron todos? Me levanté de la cama y salí al comedor, todas las puertas y ventanas abiertas dejando entrar un sol inclemente como jamás antes había visto, llevé una mano frente a mis ojos al mirar en dirección al patio para protegerme de la luz intensa y salí. El sol quemaba la piel al primer contacto, el piso imposible de pisar, retrocedí a la sombra dentro casa ¿cómo podía hacer tanto calor? Un sonido comenzó a llegarme, leve, como ahogado, me di cuenta que tenía el audífono en nivel bajo y subí el volumen con cuidado, a medida que aumentaba el sonido se volvía más claro, gritos. La misma cacofonía de voces procedentes desde algún lugar pero ésta vez más clara. Dios, gritaban como si estuviesen quemándose vivas, dejé de subir el volumen pero los gritos intensificaban exponencialmente. La cabeza comenzaba a doler más de la cuenta, algo captó mi vista afuera, un pájaro cubierto en llamas caía al suelo, pestañé incrédulo y cuando mis ojos volvieron a abrirse apenas unas centésimas de segundos después el pájaro ya no estaba, en su lugar yacía un cuerpo humano calcinado retorciéndose aún con vida ¿cómo podía ser posible? Los gritos me atendían, el calor comenzaba a sentirse como un incendio forestal, quise abrir la canilla de la cocina para tirarme agua pero el grifo de metal me quemó la mano al contacto, vi por la ventana que daba al patio, el cuerpo calcinado ya no estaba, al girar lo tenía parado frente a mí, rostro carbonizado cortado por heridas que escupían líquidos sanguíneos, jugos de carne humana haciendo ebullición, podía oler el chamuscado lo que me provocó náuseas, abrió la boca y chispas salieron disparadas desde la garganta como cuando el carbón revienta, dejando escapar un grito desgarrador de dolor, de agonía, tan alto que sentí la regeneración en todo mi cuerpo y particular sobre la cabeza. Comencé a sangrar profusamente por la nariz y oídos hasta que perdí la conciencia y caí goleando en seco el suelo. Desperté mirando al techo, el sol apenas empezaba a salir afuera, mi mujer dormía tranquila al lado, el alivio de saber que fue sólo un sueño me hizo suspirar aunque el corazón me golpeaba el pecho como una piedra rodando cuesta abajo a los saltos, estaba asustado, no entendía qué había sido ni de dónde había salido esa pesadilla. Limpié mi cara con ambas manos y al verlas noté que el sudor estaba cortado con sangre, fui al baño y en el espejo vi que había sangrado por la nariz y oídos. Volví a la cama y mi almohada tenía las manchas circulares donde cada oreja estuvo y pronto la tomé y llevé al lavadero para lavarlas antes de que Florencia despertara y lo viera, decidí no contarle nada para no preocuparla y más tarde fui a ver a mi médico, consiguiendo el turno directamente en la recepción y ayudado con una nota que escribí ya que la recepcionista no sabía el lenguaje de señas. Evité contarle al doctor sobre el sueño porque temí me diagnosticara algún tipo de trastorno mental diciéndole en cambio que lo que tras haber picado una pared había quedado con una sensación rara en los oídos. Me revisó y notó que habían signos de sangrado interno aunque no había un daño aparente o al menos no uno que pudiera verse a simple vista por lo que me ordenó una resonancia, pedí por la posibilidad de realizarla ese mismo día y tras hablar con la recepcionista y apuntar que era de urgencia lograron mover un turno para esa misma mañana.
(Porbrazones de extensión, continúa en primer comentario)
submitted by Davidemagx to argentina [link] [comments]


2016.06.18 11:20 EDUARDOMOLINA José Antonio Pérez Tapias. La paradoja de una mayoría no mayoritaria.

http://ctxt.es/es/20160608/Firmas/6554/campa%C3%B1a-electoral-pactos.htm
"Las paradojas tienen su encanto. Tensionando el lenguaje, son retos para nuestro intelecto. Por eso mismo hay que manejarlas con cuidado. Quien formula una propuesta sirviéndose de una paradoja puede que no salga airoso del reto que él mismo se haya planteado. En tal caso, por el contrario, puede ocurrir que el atrevimiento retórico provoque un mayor hundimiento en las contradicciones de las que se quería salir con una propuesta paradójica que pretendía ser como una cuña de la misma madera. Me temo que una situación así es la que puede tener que afrontar la dirección del PSOE y, concretamente, su portavoz a estos efectos, el reputado economista Jordi Sevilla, cuando lanza el mensaje de que “para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. Salta a la vista que está planteando de manera explícita la hipótesis consistente en que, de hecho, se reconozca políticamente, con la correspondiente traducción en comportamiento parlamentario, una mayoría que no se tiene. ¿Qué decir, pues, ante esta aparente solución para salir de todo posible bloqueo en un nuevo proceso de investidura de un candidato para la presidencia del Gobierno de España?
Hay que conceder, por una parte, que una fórmula como la propuesta se hace valer recordando al Partido Popular la obviedad, respecto a la cual son tan interesadamente olvidadizos, de que en España tenemos un sistema parlamentario. Por ello, la ciudadanía elige a sus representantes en las cámaras legislativas, siendo éstos los que después, en el Congreso de los Diputados, han de conformar la mayoría necesaria para investir a un candidato como presidente del Ejecutivo. No hay, por tanto, elección directa de un presidente que de suyo es un primer ministro. De nada sirve invocar sin más el hecho de la lista más votada para reivindicar que automáticamente sea presidente quien la haya encabezado, tratando así de legitimar apelando al voto de los electores algo que tales votantes de suyo no han elegido. Los electores sólo dan su voto para quienes han de representarlos en la sede del poder legislativo, entrando en sus funciones el apoyo a una candidatura presidencial en base a una mayoría parlamentaria que, si de entrada ningún partido cuenta con ella en términos de mayoría absoluta, ha de conformarse mediante pactos hasta lograr la mayoría suficiente legalmente exigida. No obstante, a pesar de ser así las cosas en la democracia que en nuestro Estado tenemos, la derecha, esa que tanto invoca la Constitución cuando le interesa, seguirá dando la lata con el tan recurrente mensaje engañoso de que se traiciona la voluntad de la ciudadanía si no se inviste presidente al candidato del partido con más votos. Es una intencionada falsedad a la que podemos atribuir voluntad de engaño.
Dicho lo anterior, es obligado señalar, por otra parte, los problemas que encierra la propuesta de desbloqueo parlamentario comunicada por Jordi Sevilla, la cual recoge formulaciones de Pedro Sánchez en otros momentos, así como se hace eco de la reiterada indicación hecha desde mucho tiempo atrás por Felipe González acerca de que se deje gobernar, mediante abstención por parte de PP o PSOE, a quien tenga cierta mayoría, sea PSOE o PP, aunque no llegue a la mayoría que debiera haber de no contar con abstenciones. Hay que señalar primeramente que una fórmula así de ninguna manera puede sostenerse en el vacío, sino que implica algún tipo de acuerdo, presentado incluso como de cortesía parlamentaria, para que los implicados en una situación como la que se quiere abordar acepten la solución. Es decir, es insoslayable reconocer que para que esa vía de desbloqueo funcione tiene que haber alguna suerte de acuerdo entre PP y PSOE. ¿Supondría tal acuerdo una forma “elegante” de dejar paso al PP hacia el gobierno, en el caso de que fuera el partido que aglutinara más apoyos seguros? Y, de otro lado, ¿entrañaría tal acuerdo una confirmada anuencia del PP en el caso de que fuera el PSOE el que pudiera ostentar más apoyos confirmados? Una respuesta positiva a ambos interrogantes conlleva alguna forma de acuerdo del PSOE con el PP, y tal cosa no debe eludirse ante la opinión pública.
Una segunda cuestión ineludible es la relativa a la mayoría que pueda o quiera conseguirse, lo cual para el PSOE es cuestión crucial. Desde el campo socialista, el asunto no puede limitarse a pedir a la derecha, e indirectamente también a la izquierda o a nacionalistas que no entren en la mayoría que se conforme, que den vía libre a una supuesta mayoría de diputados, confiando en la abstención de quienes no la integren para cumplir los exigentes requisitos para mayoría suficiente. El quid de la cuestión radica en dónde se pone el límite de la mayoría que se quiere hacer valer y, por supuesto, con quién se suma para lograrla. En otros términos, ¿vale recabar apoyo para una mayoría no mayoritaria cuando se ha desechado intentar un pacto más amplio o de otra índole que permitiera una mayoría suficiente, es decir -–con perdón por la redundancia--, una “mayoría (en verdad) mayoritaria”?
Pienso, como muchos ciudadanos y ciudadanas, que el PSOE debe aclarar al máximo la índole y el alcance de su propuesta, no sea que bajo una alambicada fórmula de sabor parlamentario se suministre el amargo trago de un pacto por la derecha, con Ciudadanos, por ejemplo, en vez de un pacto por la izquierda, quizá desechado ya cuando la misma fórmula se hace pública cual bálsamo de Fierabrás para evitar las tremendas calenturas que puede originar un nuevo retraso en formar gobierno o la hipótesis que nadie quiere contemplar de una tercera convocatoria electoral. Hace falta una fórmula magistral, ciertamente, pero somos muchos los que esgrimimos razones para que en su composición no se excluya un pacto por la izquierda que, aun con sus paradojas, puede ser la vía para no quedar hundidos en contradicciones insalvables.
  1. Desde los “cristianos viejos” a los españoles buenos
Ya lo dejó escrito Cervantes en las primeras líneas de su magna obra, El Quijote: “duelos y quebrantos los sábados”. Es decir, indicación de menú bajo la cual se recoge la autoritaria orden de que “den morcilla” o plato de huevos con tocino o chorizo, en sábado –¡repárese bien!--, para que ningún cristiano nuevo, siempre bajo sospecha de seguir siendo judaizante, escapara a la prueba que ha de pasar si quiere ver expedita la puerta para la integración social entre los cristianos viejos. Y en ésas seguimos, cuatro siglos después. Para algunos, no todos somos iguales. Piensan ellos que a los suyos, esto es, a ellos mismos les corresponde, por la naturaleza de las cosas, el poder, porque han de mandar los que tienen la pureza de sangre necesaria para ordenar los asuntos de la patria –identificados con los de su clase-- y velar por lo que ha de ser su incorruptible esencia –como incorruptible era el brazo de Santa Teresa que esgrimía el dictador de cuyo nombre no quiero acordarme, para legitimar con los restos de tan egregia doctora de la Iglesia, aunque fuera de ascendencia judía, el nacionalcatolicismo con el que legitimaba su criminal régimen--. Tal es el fondo telúrico de la derecha española, conservadora hasta las cachas, hoy entregada al neoliberalismo rampante que ha dominado la escena mundial y, por supuesto, el patio nacional, en los últimos tiempos.
¿Y a qué viene esto? Es interrogante al que cualquiera puede responder acogiéndose, según preferencias, o a la poesía de Bécquer o a la antipoesía del chileno Nicanor Parra: “¿Y tú me lo preguntas, amor mío?”. La respuesta está clara: la derecha española se mantiene en su imaginario carpetovetónico a piñón fijo. Y para prueba, un botón electoral, el que arrebatamos a Rajoy, desprendiéndolo de su chaqueta, la que lucía en el mirador de san Nicolás, en el Albayzín granadino, cuando, haciendo alarde de derroche de desparpajo antiplasma, se soltó su repeinada cabellera para decir: "Los mejores somos los españoles. Bueno, hay algunos un poco malos, pero son los menos, y los vamos a derrotar el 26 de junio, a todos". Claro, ¿verdad? Y dicho sin mayores problemas en un mitin del PP, después de la victoria de la selección española de fútbol, ganadora gracias a un gol de Piqué, independentista catalán fuera del estadio, pero cuyo gol, sirviendo lo mismo para un roto que para un descosido, es lo que más se parece al brazo incorrupto de la Santa de Ávila en manos de una derecha españolista posmoderna, a pesar de no haber sido moderna en ningún momento de su historia.
Si alguien piensa que esto es sacar demasiada punta a lo que no da para ello, que haga su inmersión en el psicoanálisis freudiano para adentrarse por los vericuetos donde circula lo reprimido en chistes, lapsus y actos fallidos. Tras la apariencia de ingeniosa broma electoralista, el candidato del Partido Popular juega con la vetusta diferenciación entre españoles de bien –“los mejores”-- y “los malos”, ésos de las izquierdas que, para el caso, tanto son los de un PSOE al borde de un ataque de nervios, como los de Podemos en la fantasiosa aventura de asaltar los cielos. El esquema de fondo no ha variado un ápice: los españoles de orden –del orden dominante-- y esos otros, los “jaraneros y alborotadores”, como dejó escrito Roberto Mesa en texto que no debiera ser olvidado. Apelación, pues, al imaginario colectivo, en este caso de la derecha más rancia, la cual es la que se permite dividir a los partidos políticos del momento presente en “constitucionalistas” y “no constitucionalistas”, habida cuenta de que es esa misma derecha con sus intereses sistémicos la que da o quita credenciales de lealtad a la Constitución, según la medida de dichos intereses. Está clara, pues, la jugada de un Rajoy que, con su currículum político, no debía de llegar de nuevo jamás a ser presidente del gobierno. El PSOE, por cierto, debería no dejarse enredar en ese perverso juego de clasificaciones discriminatorias entre constitucionalistas y no constitucionalistas. Sabe demasiado a etiquetas excluyentes como “españoles de bien”, “gente de orden” y “cristianos viejos”.
  1. Sobredosis de 'marketing' electoral. Miércoles 15 de junio.
    ¿Qué candidato presenta mejor imagen? ¿Qué partido vende mejor su programa? ¿Cuáles son los mejores mensajes en una campaña para captar votantes en el mercado del conjunto de los electores? ¿Cómo vencer a la competencia electoral de otros partidos en la disputa por el voto? ¿Cómo hacer que para ello funcionen bien los agentes electorales? ¿Cómo lograr una propaganda eficaz en los medios de comunicación?...
Cuestiones como las señaladas permiten constatar cómo a la terminología procedente del campo militar con la que los partidos políticos se entienden a sí mismos se sobrepone, especialmente en tiempos de campaña electoral, la terminología proveniente del campo económico, concretamente de las técnicas de venta que suelen reunirse bajo el rótulo de marketing, eludiendo, por lo demás, palabras de la órbita del castellano, como “mercadotecnia”. Lo de marketing parece que queda mejor y, además de permitir un rápido trasplante del campo económico al ámbito político, no deja de recoger ese neocolonialismo cultural del mundo anglo al que estamos sometidos, siendo, sin duda, uno de los actuales “signos de los tiempos”, como diría alguno.
Nada hay que objetar, sino todo lo contrario, a que en el campo económico y, más concretamente, en el mundo empresarial, se preste mucha atención a lo que señalan las teorías de marketing –seguiremos adelante con el término en cuestión, ya consolidado entre nosotros--, con el objetivo de explicar y, mediando explicaciones contrastadas con la realidad, potenciar las ventas de los muy diferentes productos con los que las empresas concurren al mercado pretendiendo ganar clientes, vender y obtener el máximo de beneficio. Sabemos además que tales teorías no cuentan solamente con ingredientes puramente económicos, sino que tienen en cuenta factores psicológicos decisivos respecto al comportamiento de los consumidores, así como otras muchas informaciones relevantes, desde las relativas a pautas culturalmente asentadas hasta las atinentes a datos demográficos relevantes sobre la población a la que se dirigen las campañas de venta. Un buen diseño de éstas es crucial para la competitividad, sin la cual se acaba sucumbiendo en esa guerra económica despiadada que supone la competencia en medio de todos los rigores del mercado.
Los diferentes ámbitos de nuestra realidad sociocultural no se hallan, por fortuna, separados por fronteras impermeables que hagan de ellos compartimentos absolutamente estancos. Mas siendo así, también es cierto que en nuestras sociedades, herederas de la modernidad, se han ido constituyendo distintas esferas, cada una con valores determinantes de sus propias dinámicas y con una lógica de funcionamiento en cada caso propia. Maquiavelo, por ejemplo, tuvo el indiscutible mérito de poner de relieve las peculiaridades de la esfera política, con la autonomía que le es propia –incluso estando económicamente condicionada, como señaló Marx--. Resulta ser, por tanto, un elemento distorsionante de la realidad el trasplantar sin más criterios y pautas propios de un ámbito a otro distinto. Si tal operación se consuma se confirma cómo desde un ámbito queda colonizado otro en el marco del mundo que comparten. Es decir, si la política se rige por pautas y criterios extraídos del campo de la economía, es que ésta domina a la política. Si ello se produce en tiempos de hegemonía del neoliberalismo, los hechos refuerzan el mismo sometimiento del Estado al mercado que desde dicha ideología se propugna.
Así, llega la hora de un debate electoral y los candidatos convocados al mismo están más preocupados por colocar mensajes prefabricados que por presentar el propio programa, están más atentos a cuidar la imagen con la que “venderse” que a comprometerse con sus propias propuestas, o se hallan más pendientes de los ecos mediáticos que de la palabra propiamente política. Lo volvimos a ver el otro día en el último, por único, debate electoral de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno presentados por los partidos de ámbito estatal: PP, PSOE, Ciudadanos y la coalición Unidos Podemos. Visto todo, bien viene que todos recuerden que los ciudadanos no somos meros consumidores, que un votante no es un cliente, que el propio partido de cada cual no es una mera empresa, que un programa de gobierno no es un catálogo de ofertas y que el preciado bien del voto no es una mercancía. Está bien aprender de la economía, pero teniendo muy presente que la dignidad de la ciudadanía exige que la política no se vea sometida a ningún reduccionismo economicista. La política nunca puede ser –no debe ser-- mero mercadeo, en ninguna de sus variantes.
  1. No fue un duelo de titanes. Martes 14 de junio.
Terminó el tan anunciado debate a cuatro, publicitado como acto estelar en esta campaña para las elecciones del 26 de junio, y cada uno de los candidatos se retiró con los suyos para comprobar en cada caso que habían recitado bien las lecciones aprendidas. No hubo momento alguno que fuera especialmente vibrante. No se alcanzó ese clímax de intercambio de argumentos sólidos que cabe esperar de un debate de verdad, incluso electoral. El guión, por tanto, es decir, los guiones que traían los respectivos líderes, elaborados por sus correspondientes equipos, se siguieron conforme a lo previsto. Sin apenas intercambio de razones, cada cual se dirigía a los suyos, de camino tratando de sacar ventaja a su competidor inmediato –Rajoy pugnando con Rivera y Sánchez con Iglesias-- para lograr arrancar algún voto de la gran bolsa de los indecisos o de los electores situados en riesgo de abstención. Hay que temer que poco se habrá alterado por ahí el panorama que los sondeos demoscópicos nos han dado a conocer.
Ante los temas delicados, todo fue pasar de puntillas. El candidato del PP eludió pronunciarse claramente sobre la negociación con Bruselas para ganar mayor plazo de cara a reducción del déficit. El candidato socialista no quiso insistir en un problema grave: la sostenibilidad del sistema de pensiones, para asegurar la cual propone un impuesto a grandes fortunas, pero sin que eso llegara a ser cuestión en la que abundara. El líder de Ciudadanos se lanzó inicialmente defendiendo la idea del contrato único, mas sin detallar más armas en la lucha contra el paro. No tuvo fuertes críticas a tal propuesta, enmarcada como viene en contexto neoliberal. Desde Podemos, su cabeza de lista no bajó a detalles respecto a cómo concretar eso del cambio de modelo productivo.
Salieron de refilón otras cuestiones, pero de nuevo las prisas, las pinceladas gruesas. Sánchez mencionó la reducción del IVA cultural, cuestión que retomó Iglesias para decir otro tanto en cuanto a productos de primera necesidad. Rajoy mostró el lado débil de su no credibilidad cuando hace esa propuesta tan demagógicamente populista de bajar los impuestos. No están las arcas públicas para ello –ni los bruselenses hombres de negro dispuestos a consentirlo--. Una brevísima alusión mereció el tema de la educación, respecto al cual Sánchez mencionó una vez más la bienintencionada pretensión de pacto educativo. Iglesias perdió una oportunidad de abordar a fondo la difícil situación en que se halla la universidad española.
Pero, aun con todo, fueron desgranándose propuestas, puntos programáticos de unos y otros, haciendo cada cual lo que podía para mostrarse fuerte. Rajoy alardeó de capacidad de gestión, faltándole decir que la veteranía es un grado. Cierto es que su etapa de gobierno está manchada con la corrupción hasta límites desconocidos hoy por hoy, cuestión que llevó a Pedro Sánchez a decirle con razón que debía haber dimitido por ello en su mandato. Pero no se incidió mucho más por ahí. Fue Rajoy el que se enzarzó de manera ridícula con Rivera acerca de si había cobrado o no en negro alguna vez. Impresentable el Rajoy que animaba a Bárcenas, tratando ahora de escabullirse por vía tan fullera.
Salió, claro está, el tema de Cataluña: el referéndum. Rajoy se situó de inmediato en su encastillada defensa de la unidad de España, tan encastillada que es posición inoperante por inmovilista. Se le sumó Rivera, lo que era de esperar. Y Sánchez se fue directo contra Iglesias para reprochar que Podemos apoyara un referéndum en Cataluña situándose así contra la unidad de España. No tenía receptividad alguna, como viene ocurriendo, para siquiera reconocer que Podemos no alienta secesión alguna de Cataluña respecto de España. Todo queda del lado socialista en invocar la reforma constitucional con vagas referencias al federalismo y rehuyendo hablar de plurinacionalidad del Estado.
Con breves comentarios se despacharon cuestiones tan graves como la crisis de los refugiados en Europa y nada serio sobre política de seguridad y defensa. Todo se redujo a sacar a relucir el pacto antiyihadista para acusar a Podemos de no haberlo firmado. Por cierto, fue repetitivo Pedro Sánchez hasta la saciedad con el mensaje –había que colocarlo como fuera-- de que Podemos impidió que él fuera investido presidente del gobierno del cambio al votar “no” a ello junto al PP. Inútil es pretender ganar votos con eso a estas alturas. Más provechoso hubiera sido clarificar la política de pactos, al menos las preferencias, pues a la disyuntiva planteada por Iglesias de que o habría gobierno del PP o gobierno de Podemos con PSOE, o del PSOE con Podemos, según quién ganara más que el otro, Sánchez se limitó a una carcajada que no supo nada bien. Toda su declaración quedaba reducida a afirmar que con el PSOE está garantizado gobierno de cambio, mas sin explicitar nada más sobre pactos. Es la indefinición en que el PSOE se queda encerrado.
La noche siguió avanzando, pero este alicorto debate que no consiguió más mérito que reunir a los respectivos candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, ni por asomo tuvo nada de duelo de titanes. Eso sí, acabado el debate…, cada tribu tocó el tam-tam para danzar alrededor de su jefe porque es "el mejor”. ¡Y usted que lo vote!
  1. Lógica ciudadana frente a lógica partidista. Lunes 13 de junio.
Cualquier campaña electoral galvaniza la vida de toda sociedad democrática. El tiempo político adquiere una especial densidad en tanto los partidos, con sus candidaturas, se sitúan en ese campo de batalla que es el de la lucha por el voto de ciudadanos y ciudadanas. Así es, como ahora mismo en España, incluso cuando se viene de un largo recorrido de elecciones anteriores que hay que repetir, de precampañas convertidas en campañas permanentes y de sobredosis de electoralismo que con su exceso contamina toda la dinámica política. Las distintas fuerzas, metidas en faena, se aprestan a intensificar la lógica partidista con la que buscan reforzar sus baluartes en todos los frentes para la dura competencia electoral. Ésta, poco menos que como aquella “guerra de posiciones” con la que Gramsci teorizaba la acción política que había que llevar a cabo para consolidar logros en las instituciones, reclama una actividad tan coordinada como disciplinada por parte de los partidos políticos. Pero la cuestión es espinosa, pues esa misma necesidad se puede convertir, no en virtud, sino en vicio.
¿Dónde está el quid de la cuestión para que la necesidad de coordinación y disciplina se convierta en vicio, en vez de ser virtud? Consideremos cómo funcionan los partidos. Sus respectivos equipos de campaña se afanan por seguir la estrategia diseñada, atentos a los cambios tácticos que haya que hacer. Hay que seguir puntualmente todas las actuaciones de los adversarios para neutralizarlas, hasta el día de las elecciones, cuando, al abrir las urnas, cada cual recogerá su merecido botín en términos de votos. Para todo ello, los candidatos necesitan un buen aparato que se haga cargo de las previsiones de la campaña, desde los mítines, la presencia en la calle, los debates con los rivales y la siempre delicada relación con los medios. Y ahora, el continuo trabajo de las redes sociales, esa nueva ágora social convertida en concurrido espacio político. La logística para tareas tan diversificadas y complejas requiere no sólo inteligencia dedicada a planificar, sino militancia dispuesta al quehacer de apoyo a candidatos y candidatas, teniendo todos al frente a quien en cada caso sea cabeza de lista y, en los grandes partidos, al candidato a la presidencia del gobierno. La militancia, cual ejército de afiliados convertido en tropa de infantería, asume las consignas de los estrategas y hace suyo el argumentario en que el programa se resume. Indispensable. La batalla electoral no permite descuidos; cualquier retroceso puede acarrear una derrota fatal. Todos a una, por tanto, como si cada partido fuera poco menos que una gran partida de partisanos –esos que acapararon la atención de Carl Schmitt a la vez que sentaba cátedra al definir la esencia de la política según la lógica amigo/enemigo--. Es así como la lógica partidista se impone con férrea determinación, mas con pie tan forzado que la hace muy vulnerable en medio de la sociedad actual, con la cultura política que se va abriendo camino.
El talón de Aquiles de la lógica partidista, impregnada de una concepción cuasi-militar de las organizaciones políticas –en el mismo lenguaje se refleja--, es que queda muy lejos de la lógica ciudadana con la que funciona una sociedad adulta, bien informada e institucionalmente organizada. Así, la lógica ciudadana es sensible a la pluralidad, cosa que a la lógica partidista se le suele atragantar; o la lógica ciudadana está abierta al debate y a la crítica, actividades que a la partidista, que tanto gusta cerrar filas, le resultan peligrosas para su pretendida cohesión, por lo que acaba primando actitudes dogmáticas. “Con razón o sin ella, yo con los míos”, suele decir quien está empapado de lógica partidista. “Yo, buscando la verdad con razones que podamos suscribir más allá de fronteras partidarias”, piensa quien ha asumido la lógica ciudadana. Mientras esas dos lógicas vayan por vías divergentes, la ciudadanía se verá distante de los partidos políticos. Y éstos, con sus consignas y argumentarios a cuenta de un interés de parte muy lejano de criterios universalistas, quedan atrapados en una lógica, con frecuencia ilógica, que los ciudadanos no comparten y que muchas veces queda tan lejos de la verdad de los hechos que hasta alimenta el ridículo. Téngase esto presente a la hora de participar en debates electorales, especialmente ante ese público de millones de ciudadanos que concita un debate televisivo.
  1. La derecha sabe, pero no contesta. Domingo 12 de junio.
Hay que erradicar la corrupción política. ¿Pero qué dice el Partido Popular al respecto? En verdad, nada. Vacuas generalidades sobre el traído y llevado regeneracionismo y, a lo sumo, la declaración de algún lumbrera diciendo que eso de la corrupción depende de la (pecaminosa) naturaleza humana. Así, ante preguntas sobre hechos que tocan cuestión tan importante para la sociedad española y la honorabilidad de sus instituciones, el PP guarda silencio. Es decir, se calla todo lo que sabe, empezando por todo lo que sabe acerca de sí mismo. ¿O es que Luis Bárcenas, que era senador del Reino, además de tesorero del PP, no era conocido por nadie y sus actos quedaban en el más profundo secreto? Y de todo eso que queda bajo los rótulos de “Operación Gürtel” u “Operación Púnica”, ¿no hay nada que decir en serio, asumiendo responsabilidades políticas, que de las otras ya se ocupan los tribunales? No vale, como algunos pretenden, recurrir a fórmula tan usual en demoscopia como “no sabe, no contesta”. Sí saben y, siendo así, no contestan. Es más, saben que todos los demás sabemos y, a pesar de ello, no contestan. Si dicen algo es para evitar respuestas fehacientes ante preguntas tales como las que versan sobre la fianza de más de un millón de euros que el PP tiene que abonar por su presunta implicación en los pagos en negro de su economía sumergida. De escándalo.
El caso es que en medio de esta campaña electoral se ha colado una noticia que obliga al PP, y en especial a su candidato a la presidencia del gobierno, a pronunciarse. Hablamos del informe de la OCDE reconociendo que los ajustes aplicados en Europa, como “política de austeridad”, son negativos: frenan la economía hasta tal punto que impiden el necesario crecimiento para salir de la crisis. Justo lo que se viene diciendo desde hace años desde ese lado, considerado antisistema, en el que nos hemos situado los que hemos sido y somos contrarios a los abusos de la troika, al “gobierno de los banqueros” –Habermas dixit--, a la tiranía de los mercados, a la impotencia de la política y, por encima de todo, al castigo hecho caer sobre las espaldas de trabajadores –incluyendo parados--, pensionistas, mujeres, jóvenes…, todos los que han sufrido los recortes de unas políticas democidas. Sin embargo, aun llegando ese mensaje desde la OCDE, el PP no dice nada, es más, se ratifica en las políticas aplicadas, tan destructivas del Estado de bienestar como perjudiciales para la economía, como si todo lo ocurrido no tuviera nada que ver con el gobierno presidido por Rajoy. De nuevo, saben, y saben que sabemos sobre la culpa de tanto sufrimiento inútil, pero no contestan.
Con todo, no debe escapar al más somero análisis que la OCDE, organización del orden capitalista, al recoger en su informe la evidencia de que la llamada austeridad es contraria a la recuperación económica, no deja de alimentar la propia contradicción consistente en declarar a la vez que los recortes practicados fueron necesarios y, por ende, beneficiosos. Ya el FMI nos agasajó en diversos momentos con mensajes contradictorios de ese tipo, para así salvar la cara de los gobiernos neoliberales. Ahora, además, se hace planteando a la vez que no se apriete a un gobierno como el español con sanciones por incumplimiento de normativa antidéficit. Un regalo compensatorio para el PP en campaña. Una vez desenvuelto, lo que queda es que los demás partidos en liza, y la ciudadanía, desarmen el truco del regalo, desvelen la contradicción de la misma OCDE y exijan al PP que conteste.
  1. Socialdemocracia en discusión. Sábado 11 de junio.
Al levantarse por las mañanas, más de un candidato se planta, con la mejor cara que pueda, y pregunta: “Espejito, espejito, ¿hay alguien más socialdemócrata que yo?”. Y el espejo cobra vida de repente para partirse de risa.
La ficción no aguanta en serio una disputa como la que se está planteando en torno a la socialdemocracia. Esa señora lleva en crisis desde 1914, cuando el SPD votó, contra todo lo que había sostenido, los presupuestos para que Alemania entrara en la I Guerra Mundial. Rosa Luxemburg escribió La crisis de la socialdemocracia señalando contradicciones que hasta el día de hoy no se han superado. No obstante, pasada la guerra, no ya la Gran Guerra, sino II Guerra Mundial, la socialdemocracia conoció su esplendor. Fueron años en los que en el centro y norte de Europa hubo clima propicio para, mediante un gran pacto social y un pacto político entre la derecha civilizada (democristiana) y partidos socialdemócratas, construir el Estado de bienestar impulsando políticas acordes con derechos sociales. Las posibilidades de pleno empleo –gracias a una economía mixta y a políticas seriamente redistributivas, así como gracias a una energía barata-- permitieron que cuajara lo que era un pacto entre democracia y capitalismo para frenar presiones revolucionarias que pudieran venir de la órbita comunista.
Ese pasado dejó valiosísima herencia en términos de Estado social. Las cosas empezaron a cambiar con la crisis del petróleo de los setenta, encareciendo costes de producción, y después con la “caída del muro de Berlín” acabando con los regímenes comunistas y dejando el campo abierto para la expansión mundial del mercado capitalista. La revolución informacional suministró la base tecnológica para la globalización. Las coordenadas de la socialdemocracia “clásica” se disiparon, pues su marco era el Estado nacional. Y el neoliberalismo ganó la partida hasta el día de hoy. La socialdemocracia claudicó al aceptar las premisas económicas neoliberales –Tercera Vía--, con la buena intención de mantener políticas sociales. Pero esa cuenta no sale, y ahí está atascada la socialdemocracia europea en una crisis que no remonta.
El PSOE llegó tarde, por las circunstancias de España, a la construcción del Estado de bienestar. Hizo lo que pudo, que no fue poco, mas desde confusa amalgama de planteamientos socialdemócratas y políticas económicas neoliberales. Su debilidad ideológica jugó a favor de una élite escorada hacia posiciones socioliberales. Después, al hilo de la crisis, los ropajes socialdemócratas se sacaron del baúl. Iba de suyo que correspondían a la talla del PSOE. Y en ésas se estaba hasta que aparece Podemos, atemperando su anterior discurso rupturista con propuestas de corte socialdemócrata. Después de todo, sería una buena noticia para la familia, sólo que no es recibida así en plena batalla electoral. Desde el PSOE se percibe como llegada de intrusos para quedarse con la herencia del Abuelo; desde Podemos se pugna para presentar su programa como nueva versión de una socialdemocracia puesta al día. ¡Pues tengan cuidado por ambas partes! Nadie puede ostentar el monopolio de la socialdemocracia como planteamiento ideológico, pero todos deben saber que es una herencia, más allá de las disputas, que necesita radical renovación. Hay que pensar, más allá de coyunturas electorales, cómo reconstruir proyecto socialista en este complejo siglo XXI.
  1. El ‘zas’ del CIS. Viernes 10 de junio.
En el día esperado, en la fecha oportuna, llegó el emisario del CIS y… ¡zas!, con golpe algo violento sobre la mesa, acaparando la atención de quienes impacientes le esperaban, dejó sobre ella los datos de su último estudio. Todos se arrojaron sobre ellos, ansiosos por ver los que afectaban a cada cual, pues si bien cada partido político contaba con información acerca de sus expectativas de voto, ahora se trataba del informe del Centro de Investigaciones Sociológicas, ese organismo “autónomo” que en España depende del Ministerio de la Presidencia. No había quien se privara de criticar los aliños de cocina demoscópica con que los datos de esos informes son tratados, pero en el fondo todos conceden consideración a un análisis con rigor científico sobre muestras suficientemente cuantiosas y variadas. El sesgo gubernamental que haya cada cual se lo descuenta según su criterio. Y ya estaban en ello cuando el susodicho emisario, antes de despedirse, obligó a los congregados a posar su vista en algunos datos que, sin excusas, debían tener en cuenta: la situación económica aparecía valorada como mala o muy mala por un 74,4% de los encuestados y llegaba hasta el 80,7 el porcentaje de quienes valoraban mal o muy mal la situación política.
Se trataba de apabullantes datos para reflexionar, debatir y actuar. Así, cuando cada uno de los allí concitados esperaba que el “zas” del informe del CIS rebotara sobre la cara de alguno de sus adversarios, lo cierto es que el metafórico golpe cuya onda se expandía imparable hizo mella en todos los congregados. Era una advertencia. Sería políticamente mortal para todos ellos pasar por alto el contexto, socialmente duro y económicamente hostil, en cuyo marco los partidos concurrentes a las elecciones debían hilvanar cada uno su texto. Y ello sin edulcorar el fracaso del que se venía y sin juguetear frívolamente con una voluntad ciudadana que ya se manifestó cuando votó en las anteriores elecciones y a la que ahora había que pedirle con sumo respeto que lo hiciera de nuevo. Y no porque los electores se hubieran equivocado, sino porque los elegidos malgastaron en errancia culpable el voto que los llevó al escaño.
Marchó el emisario del CIS no sin detectar, cual mensajero del zar, malévolas miradas de algunos que hasta quisieran matarle –-metafóricamente, por supuesto--, sobre todo las de quienes no podían arrimar los datos de la encuesta a la sardina de sus intereses electorales. En el sondeo, el PP queda como ganador de las elecciones –escandaloso borrón y cuenta nueva sobre su corrupción sistémica--, aunque oscilando entre perder uno o hasta cinco escaños. Ciudadanos, pagando un evidente escoramiento a la derecha que hace que votantes suyos se deslicen más a la derecha, aparece con uno o dos diputados menos. El PSOE, perdido en un mar de indefiniciones sin encontrar el rumbo a pesar de las buenas medidas puntuales registradas en su cuaderno de bitácora, aparece dejando atrás en el Congreso en torno a diez o hasta doce escaños. ¡Ruina! Veremos en qué queda el pronosticado sorpasso por parte de Unidos Podemos, en cuyas filas brindan con proclamas de hegemonía y etiquetas recién impresas de “cuarta socialdemocracia” –la nueva-- ante datos que sí favorecen claramente a la formación morada. Atención: la lucha va a ser agónica, con las miras puestas en quienes desde el graderío contemplan la batalla. Hay en torno a un 34 por ciento de abstencionistas que tienen en sus manos el posible voto más preciado. Y quedan campaña electoral y urnas.
  1. Campaña para una política de verdad. Jueves 9 de junio.
Meses de campaña electoral permanente nos preceden. No obstante, no faltan los rituales, aunque sean en modo un tanto residual, que marcan la inflexión para entrar de nuevo oficialmente en campaña. El calendario emplaza. Y así se activará al máximo la rueda del acelerado girar de actos, discursos, presencia en medios, dejarse ver en las calles por parte de candidatos y candidatas… Sólo cabe esperar que ese girar no se quede en mera repetición de lo mismo, a modo de remedo de la más baja estofa del eterno retorno a pequeña escala. Mal nos irá a la ciudadanía española si en las semanas que median hasta el próximo 26 de junio todo se reduce a confirmar el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas.
Estamos ante una nueva convocatoria electoral, tras una más que efímera legislatura, liquidada por agotamiento de los plazos sin que se pudiera formar gobierno. Todos hablaron de fracaso, y toca ahora convertir lo que significa ese diagnóstico en una nueva posibilidad. Por ello, si los protagonistas más destacados de este proceso reiniciado no marcan distancias respecto a lo que supuso el que condujo a las anteriores elecciones generales, será difícil culminarlo con éxito. Elementos nuevos los hay, y algunos de singular relevancia. La coalición de Podemos e IU bajo la denominación de Unidos Podemos marca novedosamente la situación. En gran parte va a condicionar el debate político. Ya lo está haciendo. Será un error, sin embargo, dejar que la campaña electoral se plantee en los términos de con Podemos o contra Podemos. Tal polarización, extraña a la pluralidad generada desde las circunstancias políticas de España en los últimos tiempos, no beneficiaría ni a la misma formación morada. El pluralismo como valor democrático requiere un tratamiento más fino, como espera la inteligencia del electorado.
Estemos, pues, atentos, como los más interesados espectadores, una vez alzado el telón de un drama electoral en el que ciudadanas y ciudadanos no vamos a dejar de ser participantes. No debemos. Y no sólo por el hecho de ir a votar cuando se abran las urnas. Participar es seguir los debates electorales, reclamarlos, interpelar a los candidatos, exigir claridad a los partidos y, en el caso en que se milite en ellos, entrar de lleno en un juego democrático siendo capaces de mantener la exigencia y autoexigencia de que sea limpio. Y que cada cual responda, desde cómo va a quitarse de encima el PP la corrupción en que ha nadado, hasta cómo va a despejar el PSOE las indefiniciones que le aquejan, por ejemplo, en cuanto a política de alianzas. O desde cómo afrontará Podemos la gestión de sus propuestas programáticas, hasta cómo irá Ciudadanos más allá de medidas de regeneración democrática.
Las crisis serán las que no faltarán, aportando sus recurrentes elementos corales: la lucha contra el paro, la recuperación económica, la restitución de los derechos robados, la reconstrucción del dañado proyecto europeo, la reconfiguración constitucional del Estado… Son las cuestiones cruciales que, como decía el Ortega y Gasset en las páginas iniciales de aquella iniciativa suya que puso bajo El Espectador como rótulo, son las propias de una “vida española que nos obliga a la acción política”. Sabemos aquí y ahora que debe ser política de verdad, verdadera política con la verdad por delante. Queremos elecciones sin publicidad engañosa."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]